INTRODUCCIÓN
El surgimiento del Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo desde los primeros
años del Siglo XX como Escuela de Artes y Oficios más tarde como institución
educativa formal de carácter técnico industrial obedeció a todo un proceso social
y económico en torno de las iniciativas oficiales y de las élites, que se
inscribió en los ideales de modernidad y progreso económico nacional y
regional.
Los intentos de desarrollar educación útil y práctica contrastaron con la
necesidad de la élite empresarial de modernizar la naciente industria y la
preocupación de las autoridades locales de dirigir la educación hacia el
aprendizaje de un oficio, como una forma de ayudar el creciente proletariado
obrero que llegó a las ciudades en aras de vincularse al proceso productivo.
Sin embargo la fuerza de trabajo no respondió a las necesidades de la industria,
campesinos en su mayoría se desplazaron hacia las ciudades con el ánimo de
vincularse a las nuevas ofertas de trabajo, acostumbrados a labores del campo y
sin ninguna preparación en oficios se unieron a los que vivían en las ciudades
que de igual manera no ofrecieron las condiciones de diversificación y preparación
requeridas.
2
Se buscó entonces en primera instancia vincularlos al sistema productivo para
que no fuesen un problema social, preparándolos para que respondieran por
sus familias, alejándolos del ocio, las malas costumbres y aprendieran a vivir
honesta y cristianamente gracias al aprendizaje de un oficio.
El crecimiento y las necesidades de las fábricas ( textiles, cigarros, alimentos,
bebidas, cerveza, azúcar) financiadas con capitales de las grandes familias
colombianas y dotadas en su mayoría con tecnología extranjera en los primeros
años del siglo XX, se ligó entonces a la existencia de una fuerza de trabajo
abundante y barata pero poco calificada, pues los trabajadores especializados
eran escasos.
Si bien es cierto que los artesanos de la época conformaban una fuerza de
trabajo importante, también lo era que su proceso productivo mostró un avance
retrasado con respecto a la naciente industria en oficios como la sastrería, la
zapatería, albañilería y la carpintería desarrollados principalmente desde el ámbito
del hogar.
Estos esfuerzos de formación práctica estuvieron a la par con la formación
profesional que venía imponiéndose desde finales del Siglo XIX con la élite
3
antioqueña en la preparación de sus hijos en el extranjero en profesiones técnicas
como la geología, la ingeniería civil y agricultura.
Así el proyecto de creación en 1888 de la Escuela de Minas de Medellín se
inscribiría en los ideales de formación de educación superior. Considerada la
primera Escuela Técnica del país dio a su primeros estudiantes una formación
exclusivamente científica, se formaron entonces técnicos que pensaron en la
ciudad y su desarrollo económico, ejemplo de ello Tulio Ospina, Pedro Nel
Gómez, Argos.
En esta línea y como un elemento importante de resaltar fue el hecho de que los
sucesivos rectores desde los inicios del Pascual Bravo hasta la década del 60,
serían egresados de la Escuela de Minas, así mismo sus primeros profesores para
el inicio del ciclo tecnológico en los primeros años de la década del 70 fueron los
ingenieros civiles egresados de la facultad de Minas, caso Iván Arango, Jaime
Villa Mazo (rector), Hernán Gutiérrez, Jesús Posada, Alberto León Valencia, en
asignaturas como química, geometría, estadística para ingenieros, física,
álgebra 1
.

1
Archivo Histórico Pascual Bravo. Actas de visitas, 1945-1971.
Sin folio.
4
Ahora bien, con la llegada de las congregaciones religiosas a finales del siglo XIX
y la multiplicación de un proletariado obrero en los comienzos del XX, las escuelas
de Artes y oficios se multiplicaron.
Eran escuelas reservadas especialmente para mujeres y con un carácter
marcadamente religioso. La labor de la Iglesia cristiana en el sentido de
considerar la educación de las hijas de los obreros como el eje de las familias,
garantizaba la continuación de valores cristianos tradicionales, política que fue la
principal defensa de la iglesia frente a los cambios socioeconómicos que conoció
Colombia en los primeros 20 años del siglo XX2
.
No requerían de mucha infraestructura , máquinas de coser por ejemplo para la
enseñanza de la costura y la confección, sin ninguna legislación general que las
reglamentara, pues fijaban su programa de estudios con la complacencia de la
Asamblea del departamento que las financiaba.
Caso contrario ocurría en las escuelas Artes y Oficios para los jóvenes pues éstas
requirieron de una inversión monetaria para la creación de los talleres, adquisición
de maquinaria y herramientas, costos que cubrían los departamentos a través de
los fondos destinados a la Asamblea.

2
Helg Aline. La Educación en Colombia 1918-1957.
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, p. 92
5
El Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo fue una iniciativa que se inscribió en
este orden de ideas, creado por Ordenanza de la Asamblea Departamental No.
37 de 1935 como Escuela de Artes y Oficios como un anexo de la Universidad de
Antioquia, se reorganizó en el año de 1938 como una institución industrial que
dejó de pertenecer a la Universidad para depender directamente del gobernador,
del director de instrucción pública y una junta nombrada por el Consejo
Departamental; su nombre desde ese momento sería el de Instituto Industrial
Pascual Bravo.
En el año de 1942 el Departamento de Antioquia oficializó su entrega al Ministerio
de Educación Nacional entidad a la que aún está inscrito.
Poco se ha conocido de esos primeros años de vida y de su origen como una
Escuela de Artes y Oficios pero ésta información se encuentra referenciada sólo
en los libros de la institución en su archivo histórico.
Las historias contadas por sus estudiantes, directivas, profesores, empleados,
han estado dentro del imaginario de todos aquellos que de una u otra forma
hacemos parte de la institución y nuestra forma particular de contar nuestras
experiencias .
6
Con ese referente inicio el trabajo tratando de recoger de las fuentes primarias (el
archivo histórico) y secundarias (la memoria de las gentes) esos primeros años
de formación y tratar de caracterizar la institución con sus alumnos, sus
profesores, sus planes de estudio y su vida social hasta 1970, fecha en la cual
se comienzan a suceder transformaciones de índole administrativo a través del
Decreto 718 del 21 de marzo de 1966 que reorganizó la educación técnica
superior y facultó al Ministerio de Educación para crear carreras intermedias en los
institutos superiores caso Pascual Bravo.
Trato de recrear la institución en la memoria de los documentos oficiales que
han guardado en forma detallada caso las “Actas de Visitas “, sus más
particulares formas de convivencia educativa.
Mi deseo hubiese sido poder recoger información con los estudiantes de ésta
época pero fue difícil por el mismo espacio histórico pues tratar de ubicar a los
centenares de hombres que en este momento son egresados no es fácil, no hay
al momento y tampoco se encontró en los archivos registros de domicilio de los
estudiantes, cabe anotar que las matrículas en esos primeros años se hacían de
forma simplificada, tampoco se encontró en los archivos, actas de egresados que
permita ubicar los domicilios laborales o familiares y más aún dichas direcciones
al 2000 que escribo, han cambiado su nomenclatura.
7
Creo que este esfuerzo podría realizarse en otro proceso más sistemático de
aproximación a una historia interna de la institución con respecto a la vida política
y social con una posición sobresaliente como uno de los colegios oficiales más
importantes de Medellín desde los años 70 al presente.
No se trata por tanto de una investigación definitiva sino más bien de un primer
trabajo que debe complementarse de manera más rigurosa como se lo merece
Pascual Bravo por todas las relaciones sociales y políticas que se han
desprendido de el y que de una u otra forma han incidido en el orden de muchos
espacios de la vida cotidiana de la ciudad.
Sin embargo, con este primer aporte espero haber compilado esos primeros años
de formación y caracterización de nuestra institución, digo nuestra porque me
reconozco como parte de ella desde mis años de infancia cuando mi abuela
como trabajadora de servicios generales me traía en épocas de vacaciones para
que me recreara y por mi labor como empleada desde 1985 hasta hoy que
escribo, reitero a través de este primer intento de investigación, mis
agradecimientos y cariño por ésta gran institución .
El trabajo lo realicé en cuatro capítulos: el primero La Educación Técnica hacia
un período de transformaciones, pretende con sus antecedentes desarrollar la
idea de como la educación en el aprendizaje de un oficio fue en los primeros años
8
del siglo XX, destinada a los sectores sociales más marginados de la población a
través de las Escuelas de Artes y Oficios, que obedeció a una necesidad
nacional y regional de las élites empresariales de jalonar el proceso de
industrialización.
En el capitulo dos, La Escuela de Artes y Oficios anexa a la Universidad de
Antioquia, 1936-1939 se hace una descripción de la institución en esos primeros
años de vida, realizada a través de los informes que el Director de la Escuela
presentó al Director de Educación Pública y al Rector de la Universidad de
Antioquia 1937-1938, la información después de dicha fecha, aparece en las ”
Actas de visitas del Instituto Industrial Pascual Bravo, 1939 -1962.
El tercer capítulo corresponde a la consolidación y caracterización de la Escuela
como Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo y su desarrollo en todas su
formas de convivencia educativa, mostrándola por dentro en el quehacer
educativo de sus directivas, profesores y alumnos hasta 1965, fecha en la que se
presentó un cambio en el bachillerato técnico, la creación de las carreras
intermedias en los institutos técnicos industriales a través del Decreto 718 del 21
de marzo de 1966 y que transformó la institución en el Instituto Tecnológico
Pascual Bravo, para la educación superior, utilicé los archivos de la institución y
las entrevistas.
9
El cuarto capítulo corresponde a la vida institucional y las diferentes formas de
convivencia en el internado, así como el perfil del maestro y del alumno de esos
primeros años, las costumbres, celebraciones y las formas de comportamiento.
En la realización de estos cuatro capítulos utilicé las fuentes primarias de los
archivos históricos de la Universidad de Antioquia, Informes al Rector 1937-1938;
El Archivo Histórico de Antioquia, Fondo Gobernación, Sección Obras Públicas del
Departamento de Antioquia, Correspondencia enviada y recibida 1936-1944;
Archivo del Instituto Técnico Pascual Bravo, Actas de Visitas 1939-1962, Libros
de Matrículas 1939-1965, Actas de Profesores 1946-1952, Correspondencia
interna y Externa 1950-1965.
En las ” Actas de Visitas “, constituidas para mi concepto como el diario de la
institución, se describe con detalles la vida institucional de esos primeros años.
Dichos informes se levantaban por orden de los Inspectores Nacionales, enviados
por el Ministerio de Educación Nacional para efectuar las evaluaciones de las
instituciones a su cargo. El primer informe está reseñado por el Contralor General
del Departamento señor Gustavo Patiño Gutiérrez identificado con el auto 5552 de
noviembre 17 de 1939, que incluyó una revisoría fiscal de control de gastos y
cantidades de obra ejecutada de la nueva sede de la Escuela de Artes y Oficios en
el sector de Robledo.
10
La segunda visita por parte del Ministerio de Instrucción Pública se hace en el año
de 1945. Describe en forma detallada la construcción de los edificios,
correspondientes a la dirección de la institución, aulas, talleres, dormitorios,
restaurante y servicios públicos (luz y alcantarillado).
Los libros de matrícula de la institución se encuentran desde el año de 1936 hasta
el presente, en los primeros sólo aparece los nombres de los alumnos y el grado o
nivel matriculado, a partir de 1941 aparece alguna información del estudiante
como lugar de nacimiento, fecha y nombre de los padres.
A partir del año 1945 el Ministerio de Educación Nacional exigió a las Escuelas
Industriales la organización y consecución de los libros de matrícula, actas de
visitas oficiales, control de clases, calificaciones, cooperativas, y la organización
de los libros de correspondencia interna y externa que no se llevaban.
Las fuentes secundarias la constituyen los libros( detallados en la bibliografía) y
las entrevistas realizadas en julio de 1995 a los profesores y empleados José
Tomás Moore, profesor Pascual Bravo 1948-1959, José Celis profesor de dibujo
técnico 1961-1994, Humberto Posada, estudiante y profesor de Metalistería
Pascual Bravo 1964-2000, Nelly Reyna de Araque, Secretaria 1962-2000, Javier
Calvachi Vivas, estudiante y Coordinador de Pascual Bravo, 1963-2000, Onel
Ocampo experto egresado de Pascual Bravo y profesor de Mecánica Industrial
11
1959-200, Carolina Toro empleada, informe sobre Pascual Bravo 1998,
entrevistas realizadas en el año de 1996 y por último la entrevista de doña
Margarita Salazar García y su Hija Cecilia (noviembre de 1995), habitante aún de
Pilarica quien me proporcionó datos sobre las relaciones de la institución y sus
estudiantes con los vecinos de ese pequeño sector de Robledo aledaño a la
institución.
1. LA EDUCACIÓN TÉCNICA: HACIA UN PERÍODO DE
TRANSFORMACIONES
1.1 Antecedentes
Según Frank Safford , ” los valores de modernidad ” expresados en una reducida
élite de promover la educación en ciencias y oficios no estuvieron correspondidas
ni por el desarrollo de las fuerzas productivas ni por la aceptación de este tipo de
educación en la mayoría de la población 3
.
En esta premisa se inscribió la educación técnica en los primeros intentos ya
desde comienzos del siglo XIX con la promulgación de la Ley General de
Educación en la que se resaltaba la importancia para el desarrollo del país de la
educación en ciencias y oficios útiles, 4
.

3
Safford , Frank. El Ideal de lo Práctico.
Editorial Universidad de Colombia, Bogotá, 1989. Pág. 77.
12
Sin embargo, la necesidad de ofrecer oportunidades de educación técnica que
estuviesen directamente relacionadas con la producción y el empleo que brindara
una alternativa diferente a la académica por demás predominante y socialmente
deseable, presentó sus dificultades.
En 1832, en la administración del gobernador de Antioquia Juan de Dios
Aranzazu y su secretario Mariano Ospina Rodríguez propusieron una orientación
más práctica a la enseñanza del colegio e impulsaron la cátedra de química y
mineralogía con el propósito de fomentar las actividades mineras5
, dicha
preocupación presagiaba un cambio en el sistema educativo para que fuera más
acorde a las necesidades del sistema productivo, pero la consecución de los
recursos y de los profesores capacitados fue difícil, pues la experiencia de
traerlos del exterior había resultado bastante costoso para el gasto público.
Fue solo hasta finales del siglo XIX (1865), bajo la presidencia de Pedro Justo
Berrío que incluyó dentro de su plan de gobierno la difusión de la instrucción
pública, organizando programas de formación para el trabajo industrial mediante
las denominadas Escuelas de Artes y Oficios, pues consideró que: ” debe
mantenerse en el colegio del Estado una escuela de artes y oficios; la clase pobre

4
Zuluaga De E., Olga Lucía. Escuelas y Colegios durante el Siglo XIX. En Historia de Antioquia.
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pág. 55
5
Zuluaga De E, Olga Lucía. Escuelas y Colegios durante el Siglo XIX. En Historia de Antioquia.
Editorial Presencia Ltda.Bogotá, pág. 356
13
y desvalida de la sociedad no puede encargarse a los estudios literarios y
científicos, y si necesita que en lugar de teorías luminosas se les enseñen reglas y
preceptos de segura subsistencia…. “6
Estas primeras instituciones de formación para el trabajo en su mayoría religiosas,
en sus primeros comienzos se distinguieron por proporcionar una enseñanza al
servicio del desarrollo industrial regional y a una formación destinada
particularmente a los sectores populares como ya lo había expresado el
presidente Berrío, “hombres laboriosos ” 7
, tuvieron un carácter moralista y
benefactor, su principal propósito fue ofrecer a los hijos de los obreros y
artesanos la oportunidad de capacitarse en diversos oficios para así apartarlos del
ocio y las malas costumbres.
Esta mentalidad de beneficencia en torno al trabajo influyó en la organización de
diversas Escuelas de Artes y Oficios durante los años 30 del siglo XX, orientadas
hacia la capacitación de mujeres y niños pobres, incluyó a los sectores más
marginados en trabajos poco calificados. En su formación se hacía énfasis en la
disciplina, la buena conducta y se les inculcaban los valores cristianos8
.

6
Restrepo Toro, Hernando. La Educación Superior. En Historia de Antioquia.
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pág. 371.
7
López, Orieta María. La Escuela de Artes y Oficios de Antioquia 1870-1916.
Tesis. Universidad Nacional Medellín, 1993.
8
Safford Frank. El Ideal de lo práctico.
14
La capacitación en estas instituciones comprendió oficios como la talabartería,
zapatería, herrería, carpintería, sastrería y tipografía.
1.2 La Formación Artesanal e industrial
Desde 1864 el Estado de Antioquia abrió una Escuela de Artes y Oficios en
Medellín, los hombres de oficios terminaban allí como artesanos especializados,
comenzaron en primera instancia a trabajar en todo lo relacionado con la
explotación minera y a las labores relacionadas con el despulpe y trilla del café,
pero su formación con el tiempo estuvo orientada hacia la industria lo que limitó el
recurso de la fuerza de trabajo a los técnicos extranjeros9
.
Con la llegada del Siglo XX se reforzó la idea por parte de la élite antioqueña de
la necesidad de fomentar la enseñanza técnica en el nivel profesional y secundario
que se traía desde finales del Siglo XIX, no sólo de parte de los gobiernos de turno
sino de las élites regionales.

Editorial Universidad Nacional de Colombia, Bogotá 1989, pág. 77-86
9
Safford Frank. El ideal de lo práctico.
Editorial Universidad Nacional de Colombia, Bogotá 1989, p. 57
15
Sin embargo, si bien es cierto que la élite antioqueña se interesó en desarrollar la
industria textil naciente, también lo es que las condiciones para hacerlo no eran las
mejores, pues se requirió de estimular y orientar los estudios hacia el aprendizaje
de un oficio para desarrollar y especializar la mano de obra. Conscientes de ello,
enviaban a sus hijos a prepararse en el extranjero en estudios de ingeniería,
geología, agricultura y pedagogía, caso Pedro Nel Ospina, presidente de la
República quien se especializó en geología e industria textil en Inglaterra10
.
Con la aparición de las congregaciones religiosas a finales del siglo XIX y la
multiplicación de un proletariado obrero en las primeras décadas del siglo XX, Las
Escuelas de Artes y Oficios se multiplicaron. Se trataba de regenerar a los hijos
de los trabajadores mediante la enseñanza de un oficio para que fuesen capaces
de proveer sus propias necesidades y las de su familia.
Visto así la enseñanza técnica se pensó entonces como una alternativa diferente a
la educación clásica pero se encontró poco desarrollada a pesar de los esfuerzos
del Ministerio de Instrucción pública.
Por lo tanto la presentación de reformas y propuestas educativas que ayudaran a
contrarrestar el nivel de calificación para la obtención de una mejor productividad

10 Safford, Frank. El ideal de lo práctico.
Editorial Universidad Nacional de Colombia, Bogotá 1989, p. 200
16
para el proceso de industrialización fue tomando fuerza pero requería entonces
de un sistema educativo que apoyara aún más la calificación técnica de la fuerza
laboral demanda.
El gobierno de Pedro Nel Ospina en 1922 retoma la idea de los liberales de las
misiones pedagógicas extranjeras planteada en 1917 como plataforma política y
se da a la tarea de contratar para tal efecto a consejeros extranjeros distinguiendo
su administración por un proceso de reformas orientadas a mejorar el sistema
educativo colombiano.
La Misión Pedagógica Alemana 1924-1926 encargada de elaborar un proyecto de
Ley sobre educación que terminó en 1925, fundamentó el principio de ” educación
obligatoria pero escuela libre “, que presentó al Congreso y que fue rechazado por
la Cámara de Representantes (en su mayoría conservadora), pero aprobado por la
minoría liberal, estableció cuatro años básicos después de la escuela primaria al
término de los cuales los alumnos podían escoger una escuela profesional o
técnica
o continuar en el colegio hasta el bachillerato. El plan le restó importancia al
bachillerato y el lugar privilegiado que tenía en la escogencia de estudios y
permitió la diversificación de carreras 11
.

11 Helg, Aline. La Educación en Colombia 1918-1957.
Editorial Presencia Ltda., Bogotá, p. 116-118
17
Proveía además y ello fue clave en la estructura del sistema educativo futuro
sobre todo en la enseñanza técnica que el Estado ejerciera el control sobre los
colegios e instauró las bases de una enseñanza secundaria propiamente oficial
permitiendo con ello la creación de las escuelas técnicas y comerciales en las
capitales departamentales.
En 1927 el Congreso aprobó la reorganización del Ministerio de Instrucción y
Salud Pública en Ministerio de Educación Nacional, centralizó la educación y
recogió preceptos de la Misión Alemana en cuanto al carácter obligatorio de la
enseñanza pública.
En 1931 al interior del Ministerio de Educación se crearon dos grandes
departamentos el administrativo y el técnico, que presentó su propio plan de
estudio: una sola escuela de cuatro años de estudio seguida de dos años de
cursos complementarios y que estuviese orientada hacia las artes y los oficios.
La secundaria entonces sufrió una nueva reestructuración: los cuatro años
básicos desaparecieron y se conformó un sólo ciclo de seis años, con examen
único para los bachilleres que tendrían lugar en cada una de las capitales

18
departamentales. Por primera vez se permitió terminar el bachillerato a las
mujeres (1933) con lo que se pudo aspirar a ingresar a la universidad.
Con el gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1936) con un programa
encaminado hacia ” la modernización e integración nacional ” y con una reforma
educativa fundamentada en tres ejes: democratización, intervención del Estado y
laicización, confirmó la asistencia pública a los pobres por parte de su gobierno y
la libertad de enseñanza así como también, la intervención del Estado y no de la
Iglesia como hasta el momento se venía haciendo en asuntos de educación12
.
La formación industrial y comercial en éste clima de renovación y cambio
pretendió una mayor formación profesional en términos de diversificación y
especialización, que aumentara la producción y acelerara el proceso de
industrialización.
La Ley 91 de 1938 sobre la nacionalización de institutos de enseñanza secundaria
ordenaba en su artículo 3o.: ” el establecimiento de cursos de enseñanza para
los planteles nacionales y en los que intervenga el Ministerio, para preparar
obreros y técnicos en las industrias adaptables o propias de cada región “.

12 Helg , Aline. La Educación en Colombia 1918-1957.
Editorialk Presencia Ltad. Bogotá, ps. 145-148.
19
Se da inicio en el Ministerio de Educación Nacional a la sección dedicada a la
enseñanza industrial, con el doble propósito de calificar a los estudiantes de
acuerdo a los requerimientos de las empresas, iniciativa que se reglamentó con el
del Decreto 2350 de 1939.
En dichos términos la reglamentación oficial y administrativa de la enseñanza
industrial osciló entre la opción de caridad representada en las Escuelas de Artes
y Oficios para pobres y la industrial con los institutos técnicos para el fomento de
una élite moderna13
.
Este esquema estaría inscrito dentro de un sistema nacional que logró regular el
sistema educativo colombiano mediante lo que se denominó la Ley 39 de 1903,
redactada por Antonio José Uribe, Ministro de Instrucción Pública de Marroquín;
fundamentó el principio de educación útil y práctica, entre sus materias se
incluyeron, cultura general, idiomas vivos, y materias preparatorias para la
instrucción profesional.
Los programas de estudios fueron preparados por el gobierno central mientras que
los profesores dependían de los departamentos, representó las aspiraciones de

13 Helg, Aline. La Educación en Colombia 1918-1957
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pág. 91
20
la élite conservadora de Antioquia de formular las primeras normas reglamentarias
de la incipiente Educación Técnica Industrial.14
Hasta entonces este tipo de educación se ofreció en unas pocas Escuelas de
Artes y Oficios, en las cuales funcionaron talleres de herrería, guarnición y
zapatería, marroquinería, sastrería, tipografía, carpintería, forja, fundición y
mecánica metalúrgica; los técnicos superiores e ingenieros se formaban en la
Escuela de Minas y en la Facultad de Matemáticas e Ingeniería de la Universidad
Nacional15
.
Por otra parte y dentro del espíritu del acuerdo entre el Estado y la Iglesia, El
Concordato con la Santa Sede de 1887 de darle la orientación educativa a la
Iglesia, la Ley 39 se inscribió en los principios de orden, catolicismo y desarrollo
industrial, consagrando la organización y dirección de la instrucción pública
según los preceptos católicos.

14 Helg , Aline. La Educación en Colombia 1938-1957.
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pág. 101
15 Gómez C., Victor Manuel y Otros. Estudios de casos de Instituciones de Educación Técnica
Secundaria en cuatro áreas urbanas del país.
Bogotá, 1993, pág. 3
21
En relación con la industria definió que “… la enseñanza primaria debe preparar
para el ejercicio de la agricultura, la industria y el comercio; la enseñanza
secundaria oficial debe privilegiar la formación técnica sobre la clásica “16
.
Ahora bien, dada la escasa oferta de formación técnica y el poco estatus social
otorgado a ésta a principios del Siglo XX las demandas de personal calificado
para la industria nacional y para los ferrocarriles eran suplidas principalmente a
través de la importación de técnicos extranjeros. Para entonces la mayoría de
fuerza laboral estaba compuesta por artesanos y por trabajadores manuales no
calificados en tanto que los técnicos eran casi inexistentes.
Así con la creciente necesidad de técnicos especializados para la industria se
crearon nuevas especialidades como mecánica, electricidad y textiles entre otras,
otorgándole desde esos momentos la importancia a éste tipo de formación, lo que
fue estimulando la educación técnica y la conformación de otras modalidades.
Fue en Bogotá donde se concentraron la mayoría de escuelas dedicas a la
formación artesanal e industrial creadas en 1920-30. Desde las nociones de
higiene, moral y trabajo, orientaron pautas económicas y sociales para sus
beneficiados. Ejemplo de ello, La Congregación San Juan Bosco, que impartió

16 Hel, Aline. La Educación en Colombia 1918-1957
Editorial Presencia Ltda., Bogotá, pág.101
22
una enseñanza elemental cristiana y de un oficio, permitiendo a los hijos de los
vagamundos e hijos de los obreros la oportunidad de vincularse a un mercado
laboral creciente. En 1890 la congregación creó el Colegio León XIII, para hijos de
artesanos y de familias de muy escasos recursos, recibían una educación muy
elemental por la mañana y una formación artesanal por la tarde17
.
El gobierno de López Pumarejo, de la llamada ” Revolución en Marcha “, centró
una vez más la importancia de la educación técnica como un instrumento de
formación hacia el aumento de la productividad en la industria y la necesidad de
formar ” artesanos y agricultores, obreros calificados y empleados” 18
.
Se creó entonces en el Ministerio de Educación Nacional en 1938, la sección
dedicada a la enseñanza industrial, con el doble propósito de calificar a los
estudiantes de acuerdo a los requerimientos de las empresas y de promover la
construcción de talleres propios por parte de los egresados. Así, algunas
tradicionales Escuelas de Artes y Oficios se transformaron en Institutos
Profesionales, Institutos Complementarios o Escuelas Complementarias en las
que se impartió una formación tanto práctica como académica, caso Instituto
Pedro Justo Berrío del sector privado y el Instituto Técnico Industrial Pascual
Bravo del sector oficial.

17 Helg, Aline. La Educación en Colombia 1918-1957
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pag. 94
18 Helg , Aline. La Educación en Colombia, 1938-1957
Editorial Presencia Ltda. Bogotá, pag. 147
23
Para Antioquia, la sociedad de Francisco de Sales fue y sigue siendo con el
Instituto Pedro Justo Berrío de 1926 hasta hoy, la primera institución de carácter
privado, encargada de impartir educación técnica como una oportunidad
educativa para la juventud combinando su formación intelectual y práctica con la
formación de valores cristianos, humanísticos y sociales.
A pesar del estímulo que a la educación técnica se ha hecho desde finales del
siglo XIX y principios del XX por parte de las autoridades nacionales y locales
para el caso de Antioquia, ha sido una constante en todo el transcurso de
consolidación del proyecto educativo el desfase entre las necesidades industriales
y la formación de nivel ” intermedio “.
Ello condujo en 1948 a la reglamentación de los distintos niveles de formación
para el trabajo: cursos para obreros, Escuelas de Capacitación Obrera, Escuelas
de Artes y Oficios, Institutos Técnicos Industriales, Facultades Técnicas y
Universidades Técnicas. En el Ministerio de Educación Nacional se organizó el
Departamento de Educación Vocacional encargado de definir las finalidades de
cada tipo de establecimiento.
24
Las Escuelas de Artes y Oficios, de tres o cuatro años de estudio secundario,
conducían al título de perito, los Instituto Técnicos Industriales de cinco años de
formación secundaria ofrecían el título de experto, con siete años de estudio se
obtenía el título de técnico 19
.
Las principales áreas de especialidad industrial fueron: mecánica automotriz,
electricidad, mecánica industrial, electricidad, construcción y dibujo técnico. Entre
los institutos se cuentan el Central de Bogotá, el Instituto Técnico Superior de
Pereira, el Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo y la Escuela Industrial de
Barranquilla.

19 Reyna de Araque, Nelly. Secretaria Académica Pascual Bravo 1962-2000.
25
2. LA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS ANEXA A LA UNIVERSIDAD DE
ANTIOQUIA 1936-1939
2.1 Su Fundación y los primeros años de la vida de la Escuela:
La Escuela de Artes y Oficios se reabre nuevamente en Antioquia como un anexo
a la Universidad de Antioquia gracias a la iniciativa oficial de la Asamblea
Departamental por Ordenanza No. 37 de 1935 que ordenó establecer en la
Universidad secciones de Artes y Oficios, de bellas artes, de comercio, pedagogía
nocturna para obreros; se caracterizó por su buena calidad formativa y procuró
mejorar las condiciones educativas de los artesanos y obreros para la adquisición
de aptitudes técnicas.
26
Bajo lo supervisión y como un anexo de la Universidad de Antioquia funcionó la
Escuela de Artes y Oficios desde enero de 1936. 20
Según informes del rector de la Escuela los alumnos matriculados en 1936, 37
inclusive el año de 1938, se hicieron en forma irresponsable pues se recibieron
gentes con toda clase de dificultades en el aprendizaje, especialmente ”
retardados mentales “21
.
Aparece la inscripción de 143 alumnos se hace el registro de matrícula con sólo
el nombre y el apellido de los aspirantes, sin fecha de nacimiento ni edad,
tampoco figuran los datos de domicilio o datos del acudiente.
Como rector de La Escuela estuvo el señor Bernardo Correa Jaramillo quien en
su informe de fin de año al Rector de la Universidad, se lamentaba de las
incomodidades presentadas por la convivencia con los alumnos del Liceo
Antioqueño que no les permitían en forma más regular establecer el orden y la
disciplina que se exigía. Se confiaba su director para subsanar todos los
inconvenientes de espacio y presupuesto de un aporte por parte de la misma
Universidad, de unos terrenos ubicados en el sector de Robledo cerca a la
Facultad de Minas cedidos en forma gratuita por la Universidad de Antioquia al

20 Archivo Histórico de Antioquia. Fondo Gobernación, Obras Públicas, serie documental Contratos
1937-1941, folio 498.
21 Archivo Histórico Univesidad de Antioquia.Informes del Director de la Escuela de Artes y Oficios
1938.
27
departamento para que allí se construya una nueva sede que les permitiría no
sólo solucionar sus problemas disciplinarios, sino para el ofrecimiento de una
mejor cobertura educativa a los numerosos hijos de los obreros, en nuevos oficios
calificados y acordes a las necesidades de crecimiento industrial.22
2.2 Personal Administrativo y docente:
La escuela se conformó con un director: Bernardo Correa Jaramillo; por un
profesorado especializado en la práctica de su oficio, entre sus primeros
profesores se contó a , Don Samuel Escalante y Don José Tomás Alzate, que le
dictaban clase a los 143 alumnos que a enero de 1938 se habían matriculado23
,
organizados en cuatro agrupaciones:
Primer año 86
Segundo año 34
Tercer año 11
Asistentes del Taller 12
Dichos profesores dictaron las denominadas materias de cultura general:
castellano, ortografía, geografía, religión Historia de Colombia, Aritmética, Dibujo
Geométrico, Higiene (primer año), Educación cívica, geometría.
Los profesores para las materias esencialmente técnicas fueron:

22 Archivo Historico Universidad de Antioquia, Informes de Director Escuela de Artes y Oficios 1938.
23 Archivo Histórico Universidad de Antioquia, Informes de Director Escuela de Artes y Oficios 1938.
28
Rafael Uribe Uribe Resistencia de Materiales y Algebra
Luis Carlos Velásquez Tecnología para tercer año
Antonio Vera M. Tecnología, 1 y 2 año, economía
Industrial.
Alfredo Restrepo Química Industrial y química general
Vicente Uribe Inglés
Juan Duque B. Higiene y accidentes
Bernardo Correa Jaramillo Física Industrial
Francisco Rios S. (“Quiko Ríos”) Dibujo de talleres, economía industrial
Pedro Luis Arias Religión
Alberto Noreña Electricidad
Ramón Elías Betancur Escultura
Ernesto Madrid Mecánica de precisión
César Pérez Mecánica general
Lino Restrepo Latonería
Jesús Rúa Fundición
Juan A. García Ebanistería
Julio Pabón Carpintería Industrial
Roberto Ruíz Cerrajería y Herrería
2.3 Conformación de las secciones técnicas o talleres:
2.3.1 Taller de Electricidad:
A juicio de su director, fue la sección de más perspectiva por considerar que “ es
la más rica industria del mundo civilizado “, por sus innumerables aplicaciones
29
que se demostraron en la gran variedad de artículos fabricados, con buena
técnica y acabados perfectos que nada le envidiaron a los similares extranjeros.
El horario de práctica era mañana y tarde y se fabricó especialmente fogones y
parrillas eléctricas, calentadores de inmersión, transformadores para uso médico,
elevadores de voltaje, transformadores para radio, destiladores eléctricos,
receptores y transmisores telegráficos, aparatos de rayos ultravioletas, soldadores
eléctricos para arcos, pirograbadores, hornos “pasteur” para esterilización de
vidriería, estufas para secar sales e incubadoras para pollos.
Por falta de máquinas y herramientas como prensas y punzonadoras, no se
construyó para ese año según su director la fabricación de motores de inducción y
dínamos, pues se requirió de un corte denominado “laminaciones magnéticas “,
para su construcción.
2.3.2 Taller de Mecánica:
Fue el más precario de todos en cuanto a máquinas y herramientas, pues solo
contó en 1936 con unos cuantos hornos casi destruidos que el Instituto Pedro
Justo Berrío donó para el aprendizaje de los estudiantes pero a juicio de su
director, ” en la escuela no hay especialistas de una sola obra “, todos los
alumnos en el primer año debían pasar por todos los talleres realizando lo que en
30
ese entonces se denominó “ cursos de orientación “, hoy exploración o rotación
de talleres.
2.3.3 Taller de Fundición:
Se consideró el de mayor importancia dentro de las áreas técnicas pues involucró
las prácticas de mecánica y electricidad con las de fundición a pesar de no
contar con los elementos y la maquinaria necesarias. El desarrollo y las
actividades de dicho taller se representaron en la fabricación de bustos, lápidas,
relieves para monumentos, campanas, bronces ornamentales, fabricados con
orgullo por la escuela, con técnicas como la de la cabuya picada, que acabó con
el viejo sistema de molde con arena para piezas.
A juicio de su director la fundición sería una especialidad de gran porvenir pues su
idea era poder contar con equipos de aire comprimidos, máquinas de vacío,
cúpulas, hornos de acción continua con dispositivos para el vaciado mecánico
que les permitieran un mayor aprovechamiento en dicha especialidad.
Además de darle una gran importancia consideró que ésta especialidad le daría
un mayor desarrollo a nivel industrial por las innumerables actividades mecánicas
en las participaba y porque los alumnos se acomodaban con mayor facilidad y
destreza a su práctica.
31
2.3.4 Taller de herrería y cerrajería:
De poco interés para los alumnos sirvió en su mayor parte para complementar
trabajos de mecánica, como la forja, el temple y la soldadura autógena. Se
fabricaron en pequeña escala elementos como rejas, calados para los portones,
aldabas, cinceles y punzones.
2.3.5 Taller de escultura:
Se inauguró dentro de la Escuela a principios de 1938 estuvo a cargo del escultor
Ramón Elías Betancur que con estudios en Europa le impregnó un estilo propio y
de gran popularidad entre los artistas nacionales24 . Desde esos momentos se
motivó dentro de la Escuela la importancia de la “ fundición artística y ornamental
“ para obras como bustos, lápidas, cristos relieves para monumentos, para el
embellecimiento y lucimiento de la misma.
El trabajo combinado de los diferentes talleres permitió la creación de obras como
un busto de Andrés Bello, fabricado para la Escuela de Filosofía y Letras de La
Universidad de Antioquia, un busto del poeta Epifanio Mejía y un cristo tamaño
natural.

24 Archuvi Historico Universidad de Anrioquia, Informes de Director Escuela de Artes y Oficios 1938.
32
2.3.6 Taller de ebanistería y carpintería:
Los alumnos que se matriculaban para mecánica debían pasar primero por un
curso de carpintería, en donde se les enseñaba a manejar las herramientas, a
fabricar poleas, soportes para transmisión, a dar codal y escuadra, en ensambles
y empates de rayo de júpiter, cola de milano, colillas, a cepillar, útiles para todo
mecánico, etc. Pero la mayoría de los estudiantes de mecánica se quedaron en
la carpintería, pues consideraron variados y muy entretenidos sus ejercicios y
prácticas, según su director, “ el olor de la viruta los seduce y embriaga “25
Entre los elementos fabricados se contó con: escritorios, camas, nocheros,
escaparates, peinadores, bancos para piano, repisas y mesas para radio, todos de
muy buena calidad y presentación, que podían competir con los que se traían del
extranjero, pues su belleza “ podría satisfacer el gusto oriental más refinado “.
2.3.7 Taller de latonería y plomería:
Complementario al de mecánica, se les enseñó a los estudiantes, el manejo de la
chapa metálica, a soldar y preparar ácidos, a conocer los desoxidantes y
fundentes.

25 Archivo Histórico Universidad de Antioquia. Informes director Escuela de Artes y Oficios, 1938.
33
La permanencia de los estudiantes en dicho taller fue obligatoria pues según
comentarios de la mayoría de sus estudiantes el aprendizaje de éste oficio era “
muy aburridor “.
Se fabricaron especialmente baldes, bañeras, regaderas y canoas. Se buscó con
estas actividades combinar las especialidades como la electricidad, para tratar de
motivar a los alumnos a su práctica y a la fabricación de otros elementos que
tuviesen que ver con la latonería, pues la idea fue que los alumnos “puedan
soldar con estaño, plata y cobre “.
Además de la instrucción teórica y el manejo de soldadura autógenas y eléctricas,
la gran demanda de soldadores para las bases aéreas, astilleros y ferrocarriles,
hicieron de dicho oficio una profesión muy lucrativa y bastante prometedora.
El dotar de maquinaria pesada a la Escuela se constituyó para su director en una
obsesión, pues se había comprometido en la fabricación de elementos como
juguetería, fabricación de relojes para torres, fabricación de jabones perfumados e
industriales. La esperanza de conseguir dicha maquinaria se centró en el traslado
de la Escuela para el sector de Robledo de una institución más grande, según le
había comentado el gobernador al rector de la universidad.
34
2.4 La biblioteca:
La falta de presupuesto no le permitió a la Escuela a pesar de todo su desarrollo
teórico y práctico contar con buenos textos que le sirvieran de apoyo y soporte.
Para 1938 solo contó con la Enciclopedia Hispano americana, con 25 tomos
conseguida a crédito y con cargo personal al Director por un valor de $175.00
pesos.
2.5 Laboratorios:
Para la enseñanza de la física industrial y de la química se recurrió a los
laboratorios del Liceo Antioqueño que tampoco ofrecieron buenas condiciones
para el aprendizaje muchos de los elementos y herramientas que se contaron
allí, se habían construido en los talleres de la escuela.
La figura de becas que funcionaba en los establecimientos o escuelas de Artes y
Oficios en todo el país por parte de los municipios departamentos o la nación para
los alumnos más pobres no estuvo presente en los tres años en que la Escuela
estuvo como una dependencia de la Universidad de Antioquia a pesar de contar
con alumnos de muy escasos recursos económicos. Solo el restaurante de las “
Damas católicas “, les ofreció durante estos años un promedio de 45 sopas diarias
35
para los alumnos.26 La Escuela se ayudó en su presupuesto con la venta de los
elementos que allí se fabricaron, compitiendo con los trabajos particulares de los
talleres de la ciudad lo que no fue bien visto por parte de la competencia debido a
la calidad y lo barato que vendían.
3. HACIA UNA CARACTERIZACIÓN DE LA INSTITUCIÓN
3.1 La nueve sede un espacio de transiciones
Por ordenanza 56 de julio 04 de 1938 La Escuela de Artes y Oficios cambió su
denominación, en su artículo 6to., se transcribe ” La Escuela Departamental de
Artes y Oficios llevará el nombre de Escuela Pascual Bravo27
A finales de 1938 el director de la Escuela el señor Bernardo Correa J., escribió
del traslado que de la institución se realizaría a unos terrenos ubicados en el
sector de Robledo.
La póliza de construcción de las nuevas instalaciones fue realizada desde el 20
de noviembre de 1939 contrato que incluyó al departamento y la nación suscrito
por Alfonso Arango, Abel Cruz Santos y Aurelio Mejía, gobernador de Antioquia28
.
La escritura original de compra de dichos terrenos fue realizada a través de la
compañía urbanizadora del Barrio Urabá con el departamento, y con destino a
la Escuela de Artes y Oficios con previa aprobación de la Asamblea
Departamental, de unos terrenos de aproximadamente cinco cuadras, en una
antigua pesebrera en el sector de Robledo (hoy Pilarica ) lugar de vivienda del
señor Carlos Estrada, a quien se le ordenó desocupar y quien por supuesto se

26 Archivo Histórico Unviersidad de Antioquia, informes de Director Escuela de Artes y Oficios 1938.
27 Archivo Histórico Pascual Bravo, Serie Correspondencia Despachada, 1950, folio 90
28 Archivo Histórico Pascual Bravo, Serie Correspondencia Despachada, 1950, sin folio
36
negó 29, solo a partir de enero de 1940 se empezó con obras de construcción
como: el campamento para herramientas, cocina y excusados, construcción de
490 metros de carretera para el acceso de vehículos y peatones, instalaciones
provisionales de agua, cercas, drenajes, y 18.064 metros de movimientos y
remoción de tierras30
La primera Acta de visitas en 1939 levantada por el Contralor General del
Departamento, señor Gustavo Patiño Gutiérrez, con el Auto 5552 del 17 de
noviembre, obedeció principalmente a un control de gastos por obras de
construcción ejecutadas, una de revisoría fiscal y el control de gastos de
materiales en la nueva sede de Robledo y algunas informaciones sobre el
personal administrativo existente para la nueva escuela.
Como director de la Escuela se señaló al señor Bernardo Correa Jaramillo, como
secretario y tesorero al señor Carlos Duque y como almacenista al señor Pablo E.
Echeverri. Como fin primordial de la visita correspondió revisar el contrato de
arrendamiento de las aulas en las que se dictaban las clases teóricas, edificación
que correspondía a la casa de la señora Cecilia del Valle, viuda de Arriola, que
se tenía desde el 14 de enero de 1939 y concluía el 01 de enero de 1940, se
ubicó en Medellín, en la carrera 43 entre las calles 47 y 48, número 47-39 31 que
celebró La Junta Administradora del Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo.
Dicha Junta estuvo conformada por el gobernador de Antioquia como su
presidente, el director de Educación Pública como su vicepresidente, el Alcalde o

29 A.H.U. de A. Ingeniería y Arquitectura, Correspondencia Despachada, 1937’1944, folio 369.
30 A.H.A. Fondo Gobernación. Dirección de Ingeniería Sanitaria, Correspondencia enviada, 1940, folio
519.
31 Archivo Histórico de Antioquia. Fondo Gobernación, Obras Públicas, Contratos 1937-1941, folio 498.
37
el Superintendente de Empresas Públicas y el Superintendente del Ferrocarril de
Antioquia como empresarios 32 , y el director de la Escuela.
El Contrato de arrendamiento fue celebrado por un valor de $190.00 pesos
mensuales y allí funcionaron de manera provisional mientras se construían los
nuevos edificios, la dirección del instituto y las actividades académicas (clases
teóricas), además del contrato celebrado con María T. Toro, por labores de
aseo .
Con respecto a las clases prácticas (los talleres), se enfatizó sobre las grandes
sumas que con presupuesto de la Escuela se habían invertido en mejorar la
planta física del Edificio del Fondo Acumulativo Universitario (antigua sede de
Cajanal ) ubicado en la carrera Girardot y con quien se había celebrado un
contrato de arrendamiento desde el 01 de enero de 1939 por un valor de $180.000
pesos para las clases prácticas33 y de los cuales no se había hecho ningún
reconocimiento monetario por parte de dicha entidad al momento de dejar las
instalaciones.
De igual manera señala como las obras para los talleres que se construían en la
nueva sede se encontraron de forma irregular e inapropiada, pues las compras
de los materiales de construcción no se realizaron en el Almacén Departamental
como lo dispuso la Asamblea sino que aparecía dispersa, sin facturas, así como
la construcción de los talleres que se ven sin dirección y fraccionada en distintas
secciones, sin ningún control, ni acercamiento a los planos realizados para tal fin
por la firma Ingeniería y Construcciones S.A.34

32 Archivo Histórico de Antioquia, Corespondencia Despachada, Dirección Departamental de Ingeniería,
1937-1941, folio 359
33 Archivo Histórico de Antioquia, Fondo Gobernación, Contratos 1937′-1941, folio 612
34 A.H. Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo. Acta de Visita 1939.
38
La segunda visita que por parte del Ministerio de Instrucción Pública se hace a la
institución queda reseñada sólo hasta febrero 08 de 1945, recuérdese que sólo
hasta el 01 de enero de 1942, el Departamento de Antioquia oficializó y
nacionalizó a través de su gobernador la entrega al Ministerio de Educación
Nacional del Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo para su administración y
dirección educativa.
En su nueva sede y con el cambio de Escuela por Instituto Industrial las diferentes
dependencias se instalaron en lo que hoy se denomina bloque de bachillerato con
dos plantas y un sótano (hoy primer piso ) y un conjunto de edificaciones
cercanos al edificio central para la instalación de los talleres.
En este primer edificio funcionó el internado, el economato (restaurante ), las aulas
de clase, el almacén, laboratorios, oficinas, servicio médico y tres talleres.
En el sector destinado para los talleres se construyó en primera instancia cuatro
talleres: carpintería y ebanistería, fundición, modelos y mecánica industrial.
Se contó inicialmente con ocho aulas de clase destinando una para química, otra
para física y otra para dibujo, fueron dotadas con pupitres unipersonales, atril para
profesor y tablero.
Para la administración y el personal docente se contó con oficinas como: la
Dirección, la secretaría académica, la prefactura de disciplina, la habilitación y la
sala de profesores.
El edificio central fue dividido a su vez para el internado de los estudiantes y más
concretamente para los dormitorios y el economato (restaurante) , se ubicaron en
dos grandes salones con una capacidad para 72 estudiantes cada uno, sin
39
cómodas o armarios para guardar la ropa y útiles personales, la ropa y zapatos de
los estudiantes se colgaban en las ventanas y se mantenía regada por el piso lo
que daba a los dormitorios un aspecto desagradable como de “centro
carcelario,” según palabras del visitador, para los profesores internos sólo existía
un dormitorio pequeño sin muebles, sólo con los catres de las tres personas que
hacían el turno de vigilancia en el internado 35
.
Fueron espacios de constantes quejas, faltas contra la disciplina y las buenas
costumbres por parte de los alumnos y también del profesorado pues la estrechez
y las incomodidades en el dormitorio permitían que se formaran cualquier clase de
peleas. Allí se originó el incendio que destruyó en gran parte el economato o
servicio doméstico de la institución en el año de 1949 que hizo necesario su
reubicación y acondicionamiento.
Así mismo el restaurante en sus inicios no contó con los depósitos de carbón y
leña para el cocimiento de los alimentos, los cuales permanecían a la intemperie
sin ningún control (solar) … ” en las despensas hacen falta armarios, anaqueles
o estantes debidamente cubierto para protección de los animales, pues los
alimentos se arrojaban al piso sin ningún tipo de cuidado higiénico, presentando
un mal aspecto al restaurante y a los estudiantes que se aprovechaban de dicha
situación para robarse los alimentos36
.
El agua potable era poca tanto para los lavaderos de la vajilla como para el baño
de los estudiantes, no se contaba con la red de acueducto y el agua se
almacenaba en tanques no sólo para el consumo de los alimentos sino para todo
el consumo general, lo que se constituyó en constante problemas pues a la hora
del baño los internos inundaban el piso de agua y constantemente se formaban
criaderos de bichos, moscas y zancudos, las pocetas eran pequeñas e

35 A.H. Instituto Técnico Industrial Pascual Bravo, Acta de Visita 1945.
36 A.H.P.B. Actas de Visitas, Marzo de 1945.
40
insuficientes y carecían de agua caliente para la desinfección y buena limpieza de
todos los utensilios, tampoco se contó con instalaciones eléctricas y sanitarias
que hacían difícil el sostenimiento de los 230 alumnos matriculados para 1942 de
los cuales 120 eran internos37
.
El servicio médico y odontológico funcionó conjuntamente, el médico se
encargaba a su vez de vigilar el estado sanitario de las dependencias, la calidad e
higiene de los alimentos; se atendían el personal administrativo docente,
empleados y se prestaba el servicio social a la comunidad del sector de Robledo
tanto en los casos del médico como del odontólogo cuando se les requería.38
El almacén y depósito de todos los elementos de la institución estuvo ubicado en
el sótano del edificio principal, oscuro, estrecho e inapropiado para la cantidad de
objetos almacenados.
Los espacios deportivos fueron en principio inexistentes, la cancha considerada
como de baloncesto se construyó en esos primeros años sobre arena y es por
demás suponer el polvo y pantano que ocasionaba para todos los que la usaban,
la cancha de fútbol la llamaban el ” potrero “, alejada de la construcción del primer
bloque de las aulas y rodeada de toda clase de maleza, de difícil acceso y
escondida para la vigilancia de los profesores por lo que ofreció toda clase de
grescas entre los alumnos.
De la información de estos primeros años de caracterización de la entidad se
destacó en líneas generales:

37 A.H.A. Ingeniería y Arquitectura, Correspondencia despachada, 1937’1944, folio 375
38 Alvarez, Cecilia, Entrevista noviembre de 1995.
41
• La necesidad urgente de terminar la construcción de los edificios en especial
de los talleres pues las aulas existentes fueron insuficientes para los alumnos
matriculados en la nueva institución.
• Ampliación y cobertura de las instalaciones de la cocina y el comedor por el
gran número de estudiantes y docentes administrativos que debía atender.
• La Construcción de apartamentos para la vivienda del personal de servicio
doméstico que fue interno.
• La construcción de tanques de reserva para el uso de agua potable no sólo
para la cocción de los alimentos sino para el aseo general de la institución y de
las personas.
• El embellecimiento y enlucimiento de toda la institución para una mayor
presentación y estética (pintura y acabados) pues ésta se entregó sin ningún
ornamento.
• Construcción de los escenarios deportivos (cancha de baloncesto y fútbol)
3.2 Descripción de los nuevos talleres:
3.2.1 Carpintería y ebanistería:
Construido en el pabellón nuevo y alejado del edificio central fue dotado con la
herramienta que desde la Escuela de Artes y oficios se disponía como tornos,
42
trompos, cepillos, lijadoras, sierras, martillos. Se consideró el de más
producción en el año de 1945, pues en sus comienzos en la nueve sede se dedicó
a dotar de muebles a toda la institución.
A el concurrían los grupos de preparatorio y primero en calidad de rotación, los
trabajos de especialización se realizaban en los cursos tercero y cuarto (2 en
1945). Se imponía la necesidad de motivar a los alumnos a su práctica pues eran
pocos los que optaban por dicha especialidad y se debió justificar su
mantenimiento y dotación.
3.2.2 Electricidad:
Funcionó en uno de los salones del primer piso del edificio central asistían los
alumnos de tercero y cuarto año, las prácticas se dificultaban por el espacio y por
la falta de material de enseñanza, pues si bien es cierto se contó con suficiente
herramienta de mano los elementos de medición y laboratorio, de comprobación
y ensayo no se contó con ellos hasta finales del año 50.
Otra dificultad presentada fue la que tuvo que ver con el tiempo de la
especialización que solo duraba dos años lo que no permitía una buena
preparación de los estudiantes.
Solo hasta finales de 1949 el taller pudo sacarse del edificio central y darle el
estatus y jerarquía que se merecía como una de las especialidades de mejor
demanda entre los estudiantes por lo cual se trasladó al bloque de talleres
aledaño al de Mecánica industrial.
3.2.3 Fundición:
43
Se inauguró dicho taller con la construcción del horno cubilote hecho en la misma
institución, se ubicó desde sus inicios en el edificio de talleres aledaño al principal,
fue y sigue siendo uno de los más espaciosos en su construcción y el mejor
dotado en cuanto herramienta de mano y de equipos para su práctica, concurrían
allí los alumnos de preparatorio, sólo hizo falta en esos primeros años que la
cancha de moldeo cubierta con cemento fuese habilitada con la arenilla para el
mejor funcionamiento y seguridad lo que sólo se hizo hasta el año de 1950.
Fueron pocos los alumnos en el comienzo de la especialización, los primeros
trabajos se realizaron para dotar talleres como el de mecánica y electricidad por
lo que se llegó a dictar en sus comienzos las clases teóricas más no las
prácticas.
3.2.3 Taller de motores:
Se ubicó en primera instancia en los bajos del edificio central en la parte que se
denominaba el sótano hoy primer piso, solo hasta 1949 es trasladado por
construcción de un nuevo pabellón a los edificios construidos para las prácticas de
taller. Concurrieron allí los alumnos de tercero y cuarto, su práctica era poca
especialmente por la falta de herramientas de precisión, equipos y materiales para
la enseñanza.
Las pocas prácticas se realizaban a través de trabajos programados por la
institución lo que originó la necesidad de trasladarlo al segundo bloque en los
espacios destinados para los talleres para estimular su participación y práctica por
parte de los estudiantes.
44
3.2.4 Taller de metalistería:
Funcionó en un pequeño lugar del edificio central concurrían allí los alumnos de
preparatorio y primeros grados, no tuvo alumnos de especialización, contaba con
un buen equipo de herramientas de mano pero sin nada de maquinaria
indispensable para su práctica, se estancó durante los primeros años de
funcionamiento por la falta de alumnos y por las incomodidades para su práctica.
Los espacios administrativos como la Coordinación de Talleres fueron y aún lo
son hoy el enlace entre la administración y las actividades de los diferentes
talleres como la responsable del funcionamiento de toda la parte técnica.
Contó con lo que se ha denominado en su parte administrativa con un
Coordinador Técnico que cumplió con funciones como:
– Elaboración de presupuestos de las obras ejecutadas por los alumnos
– Aprobaba las diferentes órdenes de trabajo en los talleres de la institución.
– Estudiaba y revisaba todos los programas de tecnología para que se ajustaran a
las necesidades de cada especialidad.
– Evaluaba con cada uno de los jefes de taller, las series sistemáticas (los libros
técnicos) que debían seguirse y la organización de los trabajos de aplicación.
A pesar de que la nueva institución industrial contó desde 1942 con una nueva
sede cuya mayor característica fue y sigue siendo sus espacios físicos en un área
total de 86.102.46 metros cuadrados, con 54.647 metros para zonas verdes y
24.378 metros de área construida, la mayor preocupación de sus diferentes
45
directores e inspectores nacionales a través de los relatos de las actas de visitas
fueron la falta de espacios suficientes y cómodos para la enseñanza y la dotación
e implementación de los espacios destinados para las prácticas técnicas (talleres).
Con la figura existente dentro de la institución de ” Fondos reservados de los
talleres”, que básicamente estaban constituidos por las ventas de las obras y
servicios realizados a terceros en los talleres de la institución, se ejecutaron obras
en su gran mayoría para el mejoramiento de la planta física: arreglo de la cancha
de baloncesto (asfalto), pues era de barro, el acondicionamiento (muebles y
equipos) de las coordinaciones, la dirección, el almacén, enlucimiento de fachada
e interiores de toda la planta física central en óleo, instalación del cafetín,
suministro de algunos materiales para oficina y talleres, inversiones que hacen
suponer la cuantía y la importancia de estos fondos, pero sobre todo, la
producción no sólo material sino intelectual de este nuevo proyecto educativo.
Las demandas por presupuesto, profesorado, aulas, máquinas-herramientas,
textos pedagógicos y mantenimiento, se observan como una constante que de
una u otra forma influyeron de forma lenta en el desarrollo cultural y educativo de
la institución que hace pensar en un estancamiento por espacio de 12 años desde
sus inicios hasta los años cincuenta, sólo el aumento de su población estudiantil
marcó un dinamismo en los roles de la escuela industrial transformándola y
preparándola poco a poco para su desarrollo educativo.
Finalmente para ésta caracterización de la entidad en el transcurso de los años de
1942 a 1950 fue importante su denominación y conformación como una institución
industrial, los cambios se fueron sucediendo poco a poco no sólo en sus
aspectos físicos sino también educativos lo que permitió consolidar y proyectar
su carácter técnico y la importancia de este tipo de institución para la ciudad.
46

Ejemplo de ello ha sido la permanencia y para Medellín instituciones como el
Pedro Justo Berrío por iniciativa privada y Pascual Bravo por iniciativa oficial dan
testimonio de la relevancia del proyecto educativo de educación técnica
concebido desde finales del siglo XIX y que sólo hasta el año de 1950 lograría
consolidarse para la comunidad que así lo demandó y a las iniciativas del
sector productivo en el sentido de preparar mano de obra calificada y
diversificada.
3.3 Conformación de los Planes de Estudio para el bachillerato técnico
En los primeros años del siglo XX, la educación partió de los ideales de higiene,
moral y trabajo, orientándola a la conformación de la sociedad y de la economía,
hacia la religión, historia y geografía39
.
Con esta premisa y con la reglamentación de la enseñanza industrial por el
Departamento de Educación Vocacional del Ministerio de Educación Nacional a
través de su decreto 2350 de 1939, se asumió la inspección y control de las
Escuelas Industriales o de Artes y Oficios que funcionaron en el país.
En el citado decreto se determinaron las especialidades que debían cursarse,
planes y programas para las escuelas.
Se asumió entonces la creación de dos grados de educación: el primero atendería
la preparación de operarios para distintos oficios y comprendería cuatro años de
estudio; el segundo la formación de técnicos capacitados para las fábricas, fue
una ampliación del primero y se le otorgó dos años más para su especialización.

39 Helg, Aline. La Educación en Colombia 1918-1957
Editorial Presencia Ltad., Bogotá, p. 158
47
Los certificados de operarios y de técnicos industriales serían expedidos por el
Ministerio de Educación.
A pesar del estímulo a la Educación Técnica Industrial en la década de los 40 por
parte del Ministerio de Educación Nacional, fue evidente el creciente desfase entre
las necesidades industriales y la formación de personal calificado, lo que
imponiendo la necesidad de una reforma.
En 1946 y por decreto ministerial 0884 del 16 de marzo firmado por el Ministro
de Educación Germán Arciniegas se dio creación al Bachillerato Técnico y se
estableció su plan de estudios, por Resolución 126 del mismo año. Así mismo
se otorgaron las normas sobre los títulos y las especialidades lo que condujo a la
reglamentación oficial de los distintos niveles de formación para el trabajo: cursos
para obreros, escuelas de capacitación obrera, escuelas de artes y oficios,
institutos técnicos industriales, facultades técnicas y universidades técnicas40
Fue sólo hasta el año de 1947 que las nuevas disposiciones orgánicas sobre
enseñanza técnica y demás ramas vocacionales, permitieron reorganizar
nuevamente el bachillerato técnico con respecto a los programas y contenidos,
complementándolo con arreglo a las demandas de la industria colombiana y a las
exigencias que fue imponiendo el progreso de la técnica industrial y de la técnica
pedagógica.
Las Escuelas Industriales de Bogotá y de Medellín se les dió el carácter de
Institutos Superiores, en consecuencia abrieron el ciclo superior de estudios
destinados a la preparación de técnicos. Las demás escuelas industriales y de

40 Helg, Aline. La Educación en Colombia, 1918-1957
Editorial Presencia Ltda.Bogotá, p. 174
48
Artes y Oficios que funcionaban en el país, estarían asimiladas a institutos
Técnicos elementales cuya función primordial consistió en la preparación de
expertos con arreglo al plan de estudios fijados en el decreto de 1947.
3.3.1 Plan de estudios para Técnicos y Expertos en el Pascual Bravo
El ingreso al preparatorio se hizo por concurso entre todos aquellos alumnos que
se presentaron para ser admitidos o para matrícula y tuvo por objeto según el
Visitador Nacional Luis Sarmiento, ” hacer selección de personal y acabar de una
vez por todas con el concepto erróneo que tenían los padres de familia en el
sentido de que la enseñanza industrial es para aquellos individuos incapaces de
estudiar otra profesión “41
Los aspirantes a una de los dos categorías ofrecidas por la institución debían
pasar entonces por lo que se denominó cursos de adaptación o preparatorios,
que tenían por objeto dar la preparación técnica industrial necesaria a quienes
hubiesen aprobado por lo menos el cuarto año de estudios secundarios y
quisieran obtener el título de Experto o deseasen continuar su formación industrial
en los institutos técnicos superiores industriales42
.
Para el ingreso al preparatorio se necesitaba tener una edad mínima de 15 años
cumplidos y presentar certificado de salud y de buena conducta y el certificado de
los estudios aprobados. El ciclo de estudios correspondió a dos años, a quienes
aprobaban satisfactoriamente los cursos de adaptación se les expedía un diploma
de ” Experto ” con indicación de su especialidad siempre y cuando hubiesen

41 IDEM, Informe Visitador, 1945, sin foliar
42 Archivo Historico Pascual Bravo, Oficios recibidos 1950, sin folio
49
realizado la práctica exigida para dicha categoría en una de las empresas
acreditadas dentro de la rama correspondiente. (Anexo 1. Cuadro de matrículas)
Para los años de 1952 en adelante desaparecen los cursos preparatorios y con el
decreto 2433 del 11 de septiembre de 1959 para la formación de Expertos,
Bachilleres Técnicos y Cursos de Compensación para expertos sobre la base del
4to. Año básico de enseñanza media, se modificaron nuevamente los planes de
estudio para la enseñanza industrial, se otorgaría a partir de ese año los títulos
de Bachiller Técnico Industrial con una duración de siete años y en las
Especialidades de Mecánica Industrial, Electricidad y Dibujo Técnico.
Curso Preparatorio
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Aritmética 4
Dibujo y nociones de geometría 3
Castellano 4
Caligrafía 2
Geografía de Colombia 3
Historia de Colombia y cívica 4
Total horas 20
El esquema general en cuanto a las asignaturas como las matemáticas incluyó
desde el curso preparatorio el manejo de las cuatro operaciones, los números
decimales con sus respectivas aplicaciones al sistema decimal, los números
50
quebrados con todas sus significaciones aritméticas y el conocimiento y aplicación
de las unidades de medida norteamericana.
Para el primer año, repaso de las cuatro operaciones fundamentales, números
complejos, el sistema métrico, la raíz cuadrada y el tanto por ciento.
Para los cursos segundo y tercero, regla de tres y sus aplicaciones al interés, regla
de compañía, mezcla, letras, facturas, cheques, aduanas, comisiones, etc.,
paralelamente a este estudio de las matemáticas se tenía el de álgebra con los
signos y las ecuaciones de primer grado, la factorización.
Para el tercer año se intensifica el álgebra y la trigonometría, ahora bien, los
ejercicios y problemas que se plantean en cada una de éstas estaban orientados
a la resolución de problemas que se presentaban en la ejecución de los trabajos
en el taller.
Comparando estos dos años, en el preparatorio se hacía énfasis como lo había
dispuesto el Supervisor general del Ministerio en el año de 1945, en el aprendizaje
de las matemáticas, historia de Colombia e idiomas, implementado para el año de
1946 el programa de inglés.

51
Primer año para expertos:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Aritmética 4
Geometría 3
Castellano 4
Inglés 3
Geografía Económica de Colombia 2
Religión 1
Educación Física 1
Dibujo 3
Prácticas de Taller y Tecnología 18
Total horas 39
La importancia de la intensidad en las materias prácticas o taller, demuestran la
relevancia con respecto a las académicas como religión, educación física, que
sólo tienen una hora por semana.
El programa o esquema general para la asignatura de sociales se presentaba con
una formación desde el preparatorio con Geografía Física Universal, Geografía e
Historia de Colombia y la respectiva identificación de mapas y gráficos.
52
La Historia de Colombia se desarrollaba con énfasis en la parte económica del
país, en todos sus aspectos: agricultura, minería, industria, ganadería, etc. y se
tenía como texto guía el de Henao y Arrubla. La Historia universal contemplaba el
desarrollo económico del mundo a través de las diferentes etapas de la historia,
desde la edad primitiva hasta la época maquinista.
Dentro del programa de Sociales se hacía énfasis además, al estudio y la ”
preparación del espíritu ” como una forma de preparación para el trabajo, pues se
consideraba las condiciones morales tan indispensables que sin ellas se anularían
las otras, el cumplimiento estricto, la honradez, la temperancia, el temor a Dios, la
honesta vida de hogar, la prudencia….. “43, son requisitos indispensables en los
que debía concurrir el estudiante si quería triunfar no sólo en el campo laboral sino
también con la familia y la patria.
Con respecto a la Geografía Universal el programa estaba dirigido al estudio de la
economía, con énfasis en las diferentes actividades económicas, principalmente
aquellas relacionadas con la rama industrial, comercio y los grandes medios de
comunicación.
Segundo Año:
ASIGNATURAS HORAS

43 A.H.P.B. Acta de Visitas, 1948, sin folio
53
SEMANALES
Aritmética (nociones algebraicas 3
Geometría 2
Castellano 2
Inglés 3
Geografía Económica Universal 2
Elementos de Física 2
Religión 1
Educación Física 1
Dibujo 3
Práctica de Taller y Tecnología 19
Total horas 39
A partir del tercer año las asignaturas por especialidad van a cambiar pues cada
una de ellas es específica y con una intensidad horaria equivalente a las prácticas
de taller y tecnología, con lo cual se complementa el número de horas del
programa de estudios, 16 horas de las materias académicas más 23 horas de las
prácticas, para una intensidad por semana de 39 horas.
Tercer año: comunes a todas las especialidades
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
54
Álgebra (no para carpinteros) 3
Nociones de trigonometría 3
(no para fundidores)
Inglés 2
Física 3
Química 2
Educación Física 1
Dibujo Técnico 3
Total horas 16
En las asignaturas por especialidad no se disminuyeron las asignaturas sólo se
clasificaron por especialidad para complementarlas con las académicas.
Asignaturas Horas
semanales
Electrotecnia 3
Motores de Explosión y combustión 1
Prácticas de taller y Tecnología 19
Total horas 23
55
Asignaturas Horas semanales
Mecánica aplicada 3
Motores de explosión y
combustión
1
Prácticas de Taller y Tecnología 19
Total horas 23
Asignaturas Horas semanales
Dibujo cronometral 4
Prácticas de Taller y Tecnología 19
Total horas 23
Asignaturas Horas semanales
56
Metalurgia 3
Dibujo especializado 3
Práctica Taller y Tecnología 19
Total horas 25
Asignaturas Horas semanales
Dibujo de modelos 3
Dibujo decorativo y diseños 4
Prácticas de Taller y Tecnología 19
Total horas 26
Asignaturas Horas semanales
Desarrollo y trazados 3
Soldadura de arco al oxígeno 2
Tecnología del oficio 2
Práctica de Taller y Tecnología 19
Total horas 26
Cuarto año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Matemáticas aplicadas 3
Cívica y Legislación del trabajo 2
57
Inglés 2
Anatomía, fisiología e higiene
industrial
2
Administración Industrial 3
Total horas 12
Se observa una disminución de la intensidad horaria semanal de 16 horas, se
pasó en el cuarto año a 12 horas. Las asignaturas en su gran mayoría son nuevas
con respecto a los otros tres años y en cuanto a la parte de taller se aumenta a
una intensidad de 27 horas semanales.
Asignaturas por especialidad:
Asignaturas Horas semanales
Electrotecnia 3
Dibujo de esquemas 3
Motores de explosión y
combustión
2
Prácticas y tecnología del Taller 19
Total horas 27
Asignaturas Horas semanales
Calderas y máquinas de vapor 2
58
Motores de explosión y
combustión
2
Electricidad 2
Dibujo de Máquinas 3
Prácticas y tecnología del Taller 18
Total horas 27
Asignaturas Horas semanales
Dibujo cronometral 2
Electricidad 2
Soldadura autógena y eléctrica 2
Proyectos 2
Prácticas y tecnología del Taller 19
Total horas 27
Asignaturas Horas
semanales
59
Dibujo especializado y proyectos 4
Metalurgia 2
Combustibles 2
Prácticas y tecnología del Taller 19
Total horas 27
Asignaturas Horas semanales
Proyectos y estilos 3
Materiales y construcción 2
Prácticas y tecnología del Taller 22
Total horas 27
Asignaturas Horas semanales
Geometría descriptiva 2
Desarrollos, trazados y
proyectos
4
60
Pinturas 2
Prácticas y tecnología del Taller 19
Total horas 27
Para obtener el título de ” Técnicos “, considerado como ciclo superior,
comprendía dos años más de estudios complementarios, sólo calificaban para
especialidades como mecánica industrial, electricidad y dibujo técnico.
Quinto año: asignaturas comunes para las dos especialidades
Asignaturas HORAS
SEMANALES
Matemáticas superiores 3
Geometría descriptiva 2
Física 2
Castellano y perceptiva 3
Inglés 2
Total horas 12
Asignaturas por especialidades:
Asignaturas Horas semanales
Mecánica aplicada 3
Dibujo de Máquinas 4
Proyectos y presupuestos 2
61
Prácticas y tecnología de taller 14
Prácticas de laboratorio y
metalurgia
4
Total horas 27
Asignaturas Horas semanales
Electrotecnia 3
Comunicaciones eléctricas 3
Dibujo especializado 4
Proyectos y presupuestos 2
Prácticas de laboratorio 4
Práctica y tecnología de taller 11
Total horas 27
Sexto Año:
Asignaturas HORAS
SEMANALES
Matemáticas superiores 4
Inglés 2
Economía Industrial y
Administrativa
2
Resistencia de materiales 3
62
Total horas 11
Asignaturas por especialidades:
Asignaturas Horas
semanales
Máquinas motrices 3
Mecanismos 3
Temple y cementación 2
Electricidad 2
Dibujo de máquinas y proyectos 4
Prácticas de laboratorio 4
Prácticas y tecnología taller 9
Total horas 27

Asignatura Horas semanales
Electrotecnia 4
Electromecánica y laboratorio 4
Montajes
(centrales,subestaciones)
2
63
Hidráulica 2
Dibujo especializado y
proyectos
4
Prácticas y tecnología de taller 11
Total horas 27

En el año de 1952 se da fin al año preparatorio y por Decreto 2433 del 11 de
septiembre de 1959, se modifican nuevamente los planes de estudios para los
institutos industriales de todo el país, otorgando desde ese mismo año el título de ”
Bachiller Técnico Industrial ” en…. las diferentes especialidades.
La diferencia con el plan de estudios anterior básicamente está dado en la
desaparición del año preparatorio para el plan de estudios de cuatro años
(experto) y la clasificación de las asignaturas en áreas, por ejemplo, la
asignatura de castellano es reemplazada por el área de idiomas que comprendió
la ortografía y el inglés; Ciencias Sociales que integró la geografía y la historia.
Para el caso de la asignatura de ” Actividades Educativas Generales se entiende
como aquellas dedicadas al desarrollo de la sensibilidad social, espíritu educativo
y prácticas de gobierno estudiantil, investigación y educación física ” 44
En cuanto a los cursos de especialización y obtención del título técnico se observó
un incremento de materias en el área de las matemáticas con énfasis en la
especialización que cada uno escoge, con una intensidad en los talleres superior
a la que se tenía en algunos talleres, 10, 16 y hasta 18 horas semanales.

44 A.H.P.B. Decretos, 1959, Número 2433.
64
El Plan de estudios contemplado para obtener el título de Técnicos correspondió
en el primer año de orientación y selección:
ASIGNATURA HORAS
SEMANALES
Taller y tecnología 11
Matemáticas(aritmética,dibujo
técnico,
8
Caligrafía 2
Iniciación a las Ciencias 2
Idiomas (castellano,ortografía, e 7
Inglés 2
Ciencias
Sociales(geografía,historia)
6
Religión (evangelio y sagrada
biblia)
2
Actividades educativas generales 3
Total horas 39
Segundo año: especialización
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES

Taller y tecnología 14
Matemáticas 8
CienciasNaturales(Botánicazoologia)

3
65
Idiomas(Castellano-inglésredacción)

6
Ciencias Sociales(GeografíaHistoria)

3
Religión(evangelio y sagrada
Biblia)
2
Actividades educativas generales 3
Total horas 39
Tercer año: Especialización
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Taller y tecnología 14
Matemáticas(geometría,dibujo 8
Técnico
Ciencias
Naturales(Anatomía,fisiología)
8
Idiomas(Castellano,Inglés) 5
Religión (Apologética) 1
Actividades educativas generales 1
Religión (Apologética ) 1
66
Total horas 39
Cuarto año: común a todas las especialidades
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Taller y tecnología 16
Matemáticas 7
Contabilidad proyectos y admón. 2
Ciencias Naturales (Física, Química) 5
Ciencias Sociales 2
Religión (dogmática 1) 3
Idiomas 2
Materias de especialización 2
Actividades educativas generales 2
Total horas 39
Estudios para técnicos:
Quinto año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Matemáticas 4
67
Dibujo Técnico 3
Ciencias Naturales 3
Química Inorgánica 2
Idiomas 4
Filosofía (lógica y metafísica) 2
Estadística 3
Actividades educativas generales 2
Taller o laboratorio 10
Materias de especialidad 6
Total horas 39
Materias de especialización:
Asignaturas Horas semanales
Mecánica aplicada 1
Electricidad 1
Total horas 2
68
Asignatura Horas semanales
Mecánica aplicada 1
Electricidad 1
Total horas 2
Asignaturas Horas semanales
Electrotecnia y radio 2
Asignaturas Horas semanales
Metalurgia y combustible 2

Asignaturas Horas semanales
Metalurgia y estructuras
metálicas
2

69
Asignaturas Horas semanales
Mecanismosresistencia
de materiales 2
Sexto Año
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Matemáticas (geometría analítica y
Descriptiva)
4
Dibujo Técnico 3
Ciencias Naturales(física y acústica) 3
Química orgánica 3
Idiomas (Francés,literatura
Universal)
4
Filosofía (Ética) 2
Contabilidad y costos 2
Actividades educativas generales 2
Taller o laboratorio 10
Materias de especialidad 6
Total horas 39
Séptimo Año:
70
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Matemáticas (cálculo) 4
Dibujo y proyectos 4
Idiomas 6
Filosofía (psicología) 3
Admón. y legislación Industrial 2
Legislación del trabajo 2
Actividades educativas generales 2
Taller o laboratorio 10
Materias de especialidad 6
Total horas 39
Los Cursos Compensatorios
Base tercero de bachillerato duración 2 años título Expertos:
Primer año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Taller y tecnología 18
71
Matemáticas 5
Dibujo 4
Ciencias Naturales(física,química) 4
Inglés 2
Ciencias Sociales (geografía económica)
Religión (dogmática) 2
Actividades educativas generales 2
Total horas 39
Segundo Año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Talleres y tecnología 21
Matemáticas(álgebra y contabilidad) 5
Dibujo Técnico especializado 3
Ciencias Naturales 4
Inglés 2
Administración industrial y
legislación del trabajo
2
Actividades educativas generales 2
Total horas 39
Asignaturas de especialidad para los cursos técnicos:
72
Primer Año Mecánicos:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Mecánica aplicada 2
Tecnología 2
Mecanismos 2
Total horas 6
Segundo año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Motores 2
Total horas 4
Tercer año:
Asignaturas Horas semanales
Tecnología 2
Resistencia de materiales 2
Topografía 2
Total horas 6
Primer año Motoristas:
73
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Lubricantes 2
Electricidad 2
Total horas 6
Segundo año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Electricidad 2
Termodinámica 2
Total horas 6
Tercer año:
ASIGNATURAS HORAS
74
SEMANALES
Tecnología 2
Topografía 2
Total horas 4
Primer año Electricistas:
ASIGNATURAS HORAS SEMANALES
Tecnología 2
Electrotecnia 2
Circuitos de radio 2
Total horas 6
Segundo año:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Electrotecnia 2
Electrónica 2
Total horas 6
Tercer año:
75
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Electrotecnia 2
Tecnología 2
Topografía 2
Total horas 6
Primer año Dibujantes:
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Mecánica aplicada 2
Resistencia de materiales 2
Total horas 6
Segundo Año:
ASIGNATURAS SEMANALES HORAS
Tecnología 2
Resistencia de materiales 2
Mecanismos 2
Total horas 6
Tercer año:
76
ASIGNATURAS HORAS
SEMANALES
Tecnología 2
Dibujo Arquitectónico 2
Topografía 2
Total horas 6
3.4 Los programas de Tecnología y prácticas en el taller
La enseñanza práctica desarrollada en los talleres se realizó teniendo en cuenta
en su mayor parte, los programas enviados por el Departamento de Educación
Técnica del Ministerio de Educación Nacional, pero a manera de ensayo hasta
donde las circunstancias (locativas, materiales y herramientas y equipos) lo
permitieron, a ello se sumaba la experiencia de la mayoría de los instructores
formados dentro de las mismas escuelas técnicas, lo que condujo a que la
experiencia se transforma en norma en la elaboración de programas y contenidos
que se ajustaran por igual a la académica a normas oficiales.
Paralelo a esto, los programas de Tecnología del Taller marcharon acorde con la
enseñanza práctica del taller, desarrollando en líneas generales los contenidos ,
teniendo en cuenta los elementos de su aplicación para la ejecución de las obras
en las diferentes especialidades (ejercicios prácticos):

• Objetivos del ejercicio
• Especificaciones técnicas
77
• Proyecto y dibujo
• Presupuesto
• Orden de operaciones
• Ejecución
El objetivo de dichas clases básicamente sirvió para informar al estudiante sobre
qué son y para qué se utilizaban cada una de las especialidades (hoy podría
compararse con la exploración vocacional vista en los grados 6o. y 7o. ), la
importancia que tiene en la industria y su influencia en la evolución industrial,
reseñas históricas, las oportunidades de trabajo (oferta y demanda) . Para la
enseñanza de la Tecnología se utilizó el texto guía en inglés de William H. Timbie,
que el profesor traducía y hacía copias a sus alumnos para la puesta en marcha
de los proyectos.
Así, el programa de Tecnología permitió a través del conocimiento de los
estudiantes la elaboración de un programa de estudios que les permitió no solo el
conocimiento teórico sino la acción práctica en los talleres, con lo que se
desarrolló todo tipo de proyectos que hicieron posible dotar en su gran mayoría,
no sólo a los talleres de la institución, sino a las demás instalaciones de las
necesidades más apremiantes en términos de equipo y elementos de trabajo.
El jefe de tal departamento, Luis Londoño y su instructor Gabriel Galvis, eran los
encargados de la presentación y elaboración no sólo de los trabajos técnicos, sino
de la preparación del mismo programa, pues si bien es cierto se regía por algunos
incipientes parámetros oficiales, también lo era que no se contaba con nada
escrito, y había que institucionalizar el programa como en el resto de las materias
prácticas, su rutina por tanto, se desarrolló con base a la experiencia de los
instructores y de los proyectos que año tras año los estudiantes realizaban.
78
La sección técnica por su parte como venía de la Escuela de Artes y Oficios, se
componía de los diferentes talleres ya instalados y terminados para el año de
1949.
3.4.1 Mecánica:
Dirigido en su inicio por el señor Jesús Zapata, Experto Mecánico formado en la
misma institución, en ese entonces con 6 años de experiencia en la enseñanza de
su oficio, acompañado además de los instructores Expertos en Mecánica también
formados en Pascual Bravo, Dario Agudelo, Luis E. Ochoa y Fabio Montoya,
todos ellos con apenas dos años de experiencia, distribuidos en los grupos
primero a cuarto .
Las prácticas eran guiadas de acuerdo con los programas elaborados por el
Departamento de Educación Técnica del Ministerio de Educación Nacional.
Para el primer año en ésta especialidad se dedicaba la mayor parte del tiempo al
aprendizaje o enseñanza del ” Ajuste “, (teórico) y al conocimiento y manejo de
las herramientas, función que se debía realizar en todas las especialidades.
3.4.2 Taller de Forja y ajuste:
Integrado por su práctica al de Soldadura (eléctrica y autógena), dirigió el
programa el señor Luis E. Castaño quien con 20 años de práctica en la industria y
cuatro de enseñanza en la institución, el instructor Sigifredo Osorio, graduado en
el instituto desde al año 1945, modalidad que es ofrecida desde la Escuela de
79
Artes y Oficios pero con muy poca aceptación entre los estudiantes (sólo en 1949
se matricularon tres alumnos al primer año) de las demás cursos, su práctica era
justificada por los cursos rotatorios común a todas las especialidades.
3.4.3 Taller de Electricidad:
El programa contempló la preparación en las especialidades de ajuste, forja,
carpintería y metalistería. Se insistía más en la preparación práctica que teórica,
por considerar ésta forma la más correcta de desarrollar dicha especialización,
procurando con ello aumentar su importancia con respecto a la que se traía
desde la Escuela de Artes y Oficios, encaminada básicamente por la práctica de
las soldaduras eléctricas, instalaciones eléctricas, estudios de resistencias,
corrientes, baterías, que impulsaron no sólo a los instructores sino a los mismos
alumnos a buscarle mucho más aplicación, desarrollo y combinación, pues se
consideró una de las especializaciones del futuro.
3.4.4 Taller de Motores:
Dirigido por el señor Humberto Calle, diplomado también en el instituto en la
especialidad de motores de explosión y quien empezó a dirigir la sección desde
principios del año 49. El cargo de instructor lo ocupó el señor Carlos Sánchez,
graduado en la Escuela Industrial de Bogotá.
El programa de dicha especialidad en su gran mayoría se ejecutó teóricamente,
pues la falta de dotación en cuanto a máquinas y herramientas seguía
presentando inconvenientes para su práctica, así la enseñanza sobre los motores
diesel, de aviación, máquinas de vapor , se hacen exclusivamente teóricas, se
80
exigía además que los alumnos de dicha especialidad tomaran los cursos
rotatorios de extensión técnica por los talleres de soldadura, mecánica de
máquinas, metalistería y electricidad.

3.4.5 Taller de fundición:
El jefe de dicha sección correspondió al señor Pablo E. Echavarría, quien realizó
estudios por correspondencia por las escuelas internacionales en dicha
especialidad y entró a formar parte de la institución por su experiencia dentro de
ella, el instructor correspondió al señor Horacio Araque, y las clases las
desarrollaron con base en la correspondencia recibida en los estudios del profesor
Echavarría, la que era dictada a los estudiantes tal y como venían en los manuales
y las cartas recibidas.
El Pascual Bravo ofrecía además, cursos para técnicos y de capacitación para
obreros de las diferentes industrias de la ciudad, cursos que se ubicaron en la
categoría de ” experto” y otorgaba el título de ” Técnico “, su duración era de un
año.
3.5 Requisitos de admisión para técnicos:
Haber cursado y aprobado satisfactoriamente los cursos señalados para la
categoría de Experto.

• Haber aprobado el cuarto año de estudios secundarios , estudios normalistas,
comerciales o agrícolas equivalentes.

81
• La edad de los aspirantes no podrá ser menor de 17 años
• El Ministerio de Educación Nacional expedirá “diploma técnico” con la
especificación de la rama respectiva a quienes terminasen satisfactoriamente el
plan de estudios.
Para los alumnos que hubiesen cursado el cuarto bachillerato en escuelas o
institutos industriales dependientes del Ministerio de Educación, tales como
Bogotá, Medellín, Pasto y Pereira.
– Egresados de plantes industriales que tengan aprobación oficial como
Bucaramanga, el Instituto Dámazo Zapata, y las escuelas salesianas.
Condiciones de admisión para los cursos de capacitación obrera:
– Saber leer y escribir y manejar las cuatro operaciones fundamentales de las
matemáticas.
– Comprobar buena conducta a través de un certificado expedido por la empresa
donde labora.
– Certificado de buena salud
82
El horario de los cursos fue de 6:00 a 10:00 de la noche, incluyendo la tarde de
los días sábados para las prácticas en el taller. Se iniciaron en 1949 y fueron
hasta el año de 1965, se inscriben por primera vez y para ese año 68 personas de
diferentes compañías de la ciudad 45
.

45 A.H.P.B. Actas de Visitas, 1950
83
El 21 de enero de 1950 y por oficio del Ministerio de Educación Nacional a su
nuevo director, Eduardo Restrepo Amaya ingeniero egresado de la Escuela de
Minas a través del Decreto 108 del 18 de enero de 1950, se le informaba y
otorgaba a la institución otro carácter, el de ” Instituto Técnico Superior Pascual
Bravo de Medellín ” 46, correspondiéndole un ciclo de estudios de 8 años: el ciclo
superior se consideró con dos años más de estudio y otorgaba el título de ”
Técnico “, pero sólo era complementario para las especialidades de Mecánica y
Electricidad.
3.6 Un nuevo período de transiciones y reformas académicas: la década de los
años 50.
Con respecto a los títulos y plan de estudios desarrollados se unificaron las
denominaciones de los planteles dedicados a la enseñanza industrial: para los
institutos técnicos industriales, caso Pascual Bravo, un plan de estudios de siete
años, recibiendo el título de bachiller técnico en la rama y especialización que el
alumno escogiese , además podrá ingresar a cualquiera de las facultades de la
universidad.
En cuanto a la adaptación de un pénsum académico se pensó en reunir en una
sola materia el castellano, la ortografía, y la redacción, recuérdese que ya desde
la Escuela de Artes y Oficios dichas materias eran consideradas como de cultura
general y fundamentales dentro de las asignaturas, se implementa para estas

46 A.H.P.B. Oficios recibidos 1950, sin folio
84
reformas la redacción como una forma de ” los futuros técnicos puedan expresarse
clara y correctamente, tanto oral como gráficamente “.
Se implementó además, la geografía económica y universal en los grupos tercero
y cuarto año, dándole importancia así a la economía de las regiones y en especial
de las localidades, incluyendo en estos programas las nociones de economía
política y comercio internacional.
Se creó el programa de inglés que no estaba en las materias de cultura general
de la Escuela y que es considerada como fundamental por los modernos estudios
técnicos e industriales, se debía dictar en todos los cursos desde el preparatorio
hasta el cuarto año y con un carácter estrictamente técnico.
Para asignaturas como la física y la química se sugirió en estos primeros años de
reformas el puntualizarlas con respecto a las áreas de las especializaciones y
profundizarlas con las diferentes prácticas en los talleres.
Se dio permanencia a la geometría, que venía desde la Escuela, pero se sugirió
compartirla con aritmética, pues la queja de la mayoría de los profesores fue el
bajo nivel en matemáticas de los estudiantes y para el estudio de la geometría se
requería de un buen uso de éstas, a más que deben encontrarse como un área
integrada a las especializaciones técnicas de los alumnos.
En cuanto a materias técnicas como el dibujo técnico se le otorgó mayor
importancia, implementarlo e intensificarlo aún más como una forma de
expresión de los técnicos industriales “más que la palabra o la escritura “.
Se creó la materia de Educación física que no existía, para ajustarse con ello a
los programas de educación secundaria existentes.
85
Desapareció la Orientación como asignatura y se limitó las especializaciones a
mecánica industrial, electricidad y Fundición.
Se programaron especializaciones como motores de explosión, combustión y
térmicos por considerar que proporcionaran una buena fuente de empleo por el
aumento en esos momentos de los transportes aéreos, terrestres y fluviales.
Se reglamentó la organización de excursiones como una herramienta de ayuda de
gran importancia para la observación de los procesos de las diferentes industrias
de la región y del país, como una forma de familiarizar a los alumnos con los
distintos oficios y especialidades aprendidas.
3.6.1 El ingreso a la nueva institución
Con la implementación de nuevas materias en el pénsum no sólo académico sino
en la parte técnica como fue el caso de física, química, inglés, educación física y la
especialización de dibujo técnico, el ingreso a la nueva institución exigió un nivel
de cultura más alto en los aspirantes así como un desarrollo físico más avanzado
que forzó a su vez una edad mínima de ingreso de 17 años.
De ahí la importancia del curso preparatorio de dos años en donde el alumno
podía adquirir ” los conocimientos para la vida civil ” y más importante aún,
prepararlos para el entendimiento de la enseñanza técnica formal.
Visto así, solo ingresaban al primer año de enseñanza técnica aquellos alumnos
que pasaron el examen final del preparatorio y que sobre todo tuvieran conducta y
disciplina intachable, en caso de quedar alguna vacante para matrícula en el
primer año, estas se llenaron con un examen de admisión “severo” que
86
garantizaba la preparación y capacidad suficientes para estar en la institución, el
preparatorio tenía como fin primordial el “diagnóstico científico de las aptitudes de
cada alumno para orientarlo a él y a sus padres.
Así mismo y dentro del concepto de mejor preparación académica los estudiantes
de otras instituciones educativas que hubiesen cursado estudios secundarios
hasta por tres o cuatro años, no necesitarían del curso preparatorio para su
ingreso al primer año técnico.
No se permitió por tanto durante los primeros años de formación el ingreso directo
de alumnos a los primeros años de educación técnica, solo en el caso de
educación secundaria formal siempre y cuando presentaran los respectivos
certificados de los colegios norma que aún hoy sigue vigente con la diferencia que
para el ingreso a cualquiera de los cursos es indispensable que el alumno
hubiese estado cursando estudios en una institución de carácter técnico.
3.7 Sobre la formación de docentes en instituciones técnicas
Desde el inicio de la educación industrial en el país ha sido una recurrente la falta
de docentes técnicos titulados: dicho proceso de formación y aprendizaje de un
oficio se iniciaría con personas que de una u otra forma (tradición artesanal en
algunos casos) sabían un arte u oficio, se sabe que sólo hasta el año de 1956 se
iniciaron unos cursos con una duración de un año para la formación de docentes
en el área técnica, de ahí que los primeros profesores no contaron con una
capacitación específicamente técnica, de igual manera, la única Normal Industrial
que se abre en el país desaparece para el año de 1968 después de un corto
tiempo de funcionamiento.
87
En cierta medida la falta de docentes preparados en la rama técnica se ha
justificado por la poca oferta y la mejor manera de adecuar educación para
licenciados en el área técnica de estos primeros años la constituyeron docentes
con formación empírica, formación en algunos casos solamente a nivel de
expertos o peritos, sin ningún tipo de estudios posteriores, pues no existió y aún
ahora, instituciones para la formación técnica.
En estas circunstancias la principal fuente formadora de recurso humano para el
desempeño de la docencia técnica la constituyó los mismos institutos técnicos
industriales. El escalafón no estuvo y tampoco lo está ahora pensado para áreas
técnicas sino académicas.
La falta de programas, de facultades en las universidades y programas de
licenciatura ha dejado como única alternativa la vinculación de un personal con
cierta experiencia en la industria, personal, empírica o en la mayoría de los casos
a los profesionales en ingeniería.
De ahí que la gran mayoría de los profesores en el área técnica fuesen
bachilleres técnicos o expertos técnicos egresados de la misma institución.
El nombramiento, la selección y evaluación se realizaba de manera improvisada,
sin criterios definidos ni reglamentados. El director del instituto estudiaba la hoja
de vida, verificaba sus datos y lo recomendaba ante los supervisores nacionales
para su vinculación o no con el Ministerio a través de una orden de trabajo
muchas veces telefónica con el Departamento de Educación Técnica del
Ministerio, eso si, primaba en la mayoría de los casos, su experiencia laboral en
empresas en áreas técnicas poseídas por la institución, buenas referencias
personales y en última instancia que le gustase enseñar.
88
Para 1950 el personal docente y administrativo del Instituto Técnico Pascual Bravo
estaba conformado por:
Jaime Eduardo Restrepo Maya, como Director, título Ingeniero Mecánico de la
Escuela de Minas, especialidad en enseñanza industrial, sin escalafón
Juan Martínez, Subdirector, título Normalista sin escalafón.
Pedro Nel Arango, Habilitado (presupuestos, matrículas, compras)

Domingo Gallego R, Director de Internos, título Institutor en Lenguas (Seminario
de Medellín) 1ra. Categoría.
Luis Guillermo Vargas, Jefe de Preparatorio Licenciado en Ciencias,
1ra. Categoría
Raúl Gutiérrez Vélez, Secretario-profesor, sin título, especialidad contabilidad,
cursó estudios en Pascual Bravo, categoría 3ra.
Profesores:
Gilberto Cano Gallo, profesor de Geografía de Colombia, Castellano y Aritmética,
Licenciado en Ciencias, sin categoría.
Jesús Alvarez Vélez, Historia de Colombia y encargado de disciplina diurna, 5 año
en el seminario de Jericó, sin categoría.
89
Luis Carlos Arroyave, Inglés y Geografía de Colombia, Profesor de Grado Superior
de la Normal de Medellín (1939) y cinco años de estudio en Inglés en el Colombo
Americano de Medellín, sin categoría
Luis López Parra, Geometría y Castellano, título Institutor en Matemáticas,
Escuela Superior de Santa Marta, 1ra. Categoría.
Joaquin Moncada Gil, Aritmética y Castellano, hizo estudios de bachillerato en el
Colegio San Luis Gonzaga, 2da. Categoría.
Alberto Suárez Forero, Caligrafía, Castellano, Geografía Universal, Historia de
Colombia, Legislación y Administración Industrial, Bachiller del Colegio de Tunja,
director de la emisora “Ecos de la Montaña, 2da. Categoría.
José de J. López R., Aritmética y Geometría, título de Maestro de Grado Superior
de la Normal Central de Bogotá (1923).
José Tomás Moore Motta, Aritmética, Algebra, Física y Electricidad, título
Licenciado en Matemáticas de la Escuela Normal Universitaria de Bogotá, en 1959
ingresó a la Inspección General de Educación Secundaria del Ministerio de
Educación Nacional como Inspector.
Lisímaco Ramírez, Jefe de Proyectos y Dibujo, Electricidad y Geometría Analítica,
sin título, experiencia personal y laboral en empresas privadas por 10 años.
Pedro Nel Hincapié, Dibujo y nociones de geometría, Experto Dibujante del
Pascual Bravo.
90
Gabriel Sánchez Calle, Dibujo, Fundición, sin título, experiencia personal 15 años
en empresas privadas.
Antonio José Vera. Coordinador de la institución con 15 años de experiencia
dentro de ella.
Jesús Zapata, Jefe de Mecánica, título Experto Mecánico de Pascual Bravo 1942.
Darío Agudelo Vélez, Instructor de Mecánica, título Experto de Mecánica de
Pascual Bravo de 1945.
Alfonso Barrera, Instructor de Mecánica, título Experto en Mecánica de la Escuela
Industrial de Bogotá, 1942
Luis Castaño, Jefe de Forja y Soldadura, formado en el aprendizaje de talleres
particulares con 17 años de experiencia laboral.
Gustavo Morales, Instructor de Forja y Soldadura, título Experto en Forja y
Soldadura Pascual Bravo 1943.
Pablo Emilio Echavarría Burgos, Jefe de Fundición, diplomado en Fundición en las
Escuelas Internacionales (correspondencia), con 17 años de experiencia en las
empresas privadas.
Horacio Araque Araque, Instructor de Fundición, Experto del Instituto Superior
No.1 de Medellín.
Humberto Calle, Jefe de Motores, título Experto de Pascual Bravo (1944)
91
Carlos Sánchez, Instructor de Motores, Experto Motorista de la Industrial de
Bogotá (1949).
Hugo Cano Echandía, Jefe de Electricidad, Bachiller de la Universidad de
Antioquia, con estudios de ingeniería en las Escuelas Internacionales.
Gustavo Soto, Instructor de Electricidad, título de Experto de Pascual Bravo
(1944).
Gabriel Galvis, Instructor de Electricidad, título de Experto del Instituto Dámaso
Zapata, de Bucaramanga 1945.
Juan Montoya y Pedro López, Jefes del Taller de Carpintería, sin títulos o
estudios pero con 17 años de experiencia como trabajadores independientes.
Bronius Garsva, de Llituania, (195211953) Profesor Asesor de laboratorios y
Tecnología Electrotecnia, asesor de los proyectos y programas de Electricidad en
la institución.
Otros Profesores de los años 55 al 70:
Jesús Diez Carrasquilla (1956-58) Subdirector, título Normalista de la Salle de
Bogotá.
Norberto Echeverri Alvarez, Matemáticas, título Institutor Normal San Pedro
Hermanos.
92
Guillermo Sosa Lemus, Sin título con especialidad en idiomas, Colegio San José
de Medellín.
Darío Rodas Valencia, Institutor, especialidad en Matemáticas con título de la
Normal Central de Bogotá, 2da, categoría.
Jairo Mejía Gómez, Capellán, con especialidad en Ciencias Eclesiásticas del
Seminario de Medellín, sin categoría.
Guillermo Vélez García, Profesor Educación Física, título Sargento estudios de la
Universidad Pontificia Bolivariana.
Francisco Ríos S. Profesor de Dibujo, título Experto Mecánico con especialidad
en Dibujo Industrial, estudios en la Escuela Internacional, 2da. Categoría.
Enrique Vega Vanegas, Profesor de Dibujo con título de Experto en Dibujo del
Instituto Técnico de Pereira, sin categoría.
José Vicente Ortíz Camelo, Profesor de Dibujo, título Experto Dibujante de la
Escuela Normal de Bogotá.
Luciano Arango Salazar, Jefe de Taller de Motores, sin título, sin categoría
estudios secundarios Universidad de Antioquia.
Rodolfo Lindarte Bustamante, Instructor de Electricidad, Normal de Industrial de
Medellín, sin categoría.

Pedro López Henao, Profesor de Modelos, sin título con estudios secundarios en
el Colegio Tomás Carrasquilla de Santo Domingo, Antioquia.
93
Gerardo Morales Ríos, Ayudante de Forja y Soldadura, Experto en Forja del
Instituto Pascual Bravo sin escalafón.
Ricardo Ortíz Zuleta, Instructor de Electricidad con título de Experto de Pascual
Bravo, sin escalafón.
José Villamizar Contreras, Instructor de Mecánica con título de Experto de Pascual
Bravo, sin escalafón.
Ignacio Pajón Jaramillo, Profesor de Motores, título de Experto de Pascual Bravo,
sin escalafón.
William López Osorio, Instructor de Mecánica, título de Experto de Pascual Bravo.
Edgar Velázquez M. Instructor Mecánica, título Experto Mecánico de Pascual
Bravo.
Carlos Valencia, profesor externo título Bachiller con especialidad en Contabilidad
estudios Universidad de Antioquia, 1ra. Categoría.
Bernardo Aguilar Vélez, Profesor externo, título Abogado con especialidad en
derecho civil, Universidad de Antioquia, sin categoría.
Rafael Awad Zainete, profesor externo título Bachiller con especialidad en Minas y
petróleo de la Universidad Nacional, sin categoría.
Fideligno Hernández Casallas, profesor externo con título de Bachiller y con
especialidad de Arquitectura, estudios en la Universidad Nacional, sin categoría
94
Jesús Mora Vázquez, profesor externo con título de Bachiller con especialidad en
Idiomas, estudios en la Universidad de Antioquia.
Jaime Villa Mazo, profesor externo con título de bachiller y especialidad en
Matemáticas, estudios en la Universidad Nacional, sin categoría.
Leonel Viñas Varela, profesor externo con título de bachiller y especialidad en
Matemáticas, estudios en la Universidad de Nacional, sin categoría
José Navarrete Barrios, profesor externo con título de bachiller y especialidad en
hidráulica, estudios Universidad Nacional, sin categoría.
Asdrubal Valencia Sierrra, profesor externo con título de bachiller, especialidad
minas y petróleos, estudios Universidad Nacional.
4. LA VIDA INSTITUCIONAL
4.1 La Educación y los buenos modales
95
Con la orientación de una pedagogía católica, los preceptos de la vida en común
son más frecuentes y las reglas de comportamiento y disciplina fueron aún más
estrictas.
Pascual Bravo de los años 50, es una institución educativa en donde las normas
de convivencia y comportamiento son a la manera de los manuales de “urbanidad
y buenas maneras ” de Manuel Antonio Carreño, caracterizadas por una disciplina
estricta y conservadora.
Las relaciones entre profesores y alumnos se daban en sentido vertical y con una
posición sumamente respetuosa, pues se consideraba al profesor como la
máxima autoridad, no se le refutaban, discutían y peor aún no se ponía en
entredicho su capacidad intelectual o moral, ello marcaría de manera tajante las
diferencias pero sobre todo las distancias entre unos y otros.
Se ejerció la autoridad con fuertes sanciones y castigos que respondieron a
dos factores fundamentales: primero la edad de los alumnos, entre 14 y 22 años
considerados por los mismos profesores y directivas como ” personas adultas ” lo
que daba pie al trato fuerte, poco amigables y actuaciones severas, segundo
inflexibilidad en las consideraciones pues, ” …. en materia de sanciones y castigos
debe procederse con un criterio inflexible para que los estudiantes respeten más
las imposiciones disciplinarias “47, visto así los castigos se presentaban más
como una forma de imponer autoridad y respeto pero sobre todo de
“escarmiento” a futuras violaciones del orden y la disciplina.
Como hecho particular se encontró que en 1957 los estudiantes del instituto se
subordinan por primera vez en lo que se denominó “movimiento estudiantil ” en
palabras del entonces Inspector General del Ministerio, señor Marco Aurelio

47 A.H.P.B. Actas de Profesores, 1947, sin folio
96
Bernal y Héctor Cubillos P. Jefe de Enseñanza Industrial, se reclamaba la
imposición de una disciplina rigurosa y sin apelaciones por las que eran
sometidos todos los estudiantes no sólo del internado sino también los externos.
Dentro del pliego de peticiones presentado por Jairo Vásquez, representante de
los estudiantes se destacó:
– Falta de respeto por la opinión de los alumnos, pues no se podía “discutir en
absoluto ” las discrepancias con directivas ni profesores.
– La suspensión de las visitas a las fábricas justificadas por “mal comportamiento”
de los estudiantes.
– El descontento de los estudiantes por el método de enseñanza de algunos
profesores considerado como “antipedagógico “, trato fuerte acompañado de
palabras soeces en la mayoría de los casos y señalamientos de conducta
inapropiada por parte de los profesores en cabeza del profesor José Tomás
Moore, que a pesar de ser el mejor profesor en su materia la mayoría de los
estudiantes no lograban entenderle las matemáticas que el les dictaba debido a
su fuerte carácter y su rígida disciplina.
– La falta de calidad en algunas prácticas de taller sobre todo el de mecánica
automotriz considerado como obsoleto y mal dotado.
– La “desigualdad” y trato discriminatorio que se observaba en el restaurante en
cuanto a la alimentación, pues consideraron la de los profesores de mejor calidad
a pesar de que las pensiones (pago de la alimentación) tenían el mismo valor.
97
– El deseo del estudiantado de tener al frente de la rectoría del plantel de esos
momentos a un profesional con título de ingeniero y que estuviese vinculado a la
industria como había sucedido en años anteriores que les permitiera a los
estudiantes una mayor conexión con el sector productivo para la obtención de un
empleo rápido.48
Esta primera manifestación de descontento de los alumnos de Pascual Bravo
estaría básicamente centrada en dos aspectos fundamentales: la rígida
disciplina con sus castigos severos y la falta de ” libertad de expresión ” que se
imponían en la institución ” 49
.
Estos dos aspectos fueron justificados por los inspectores del Ministerio que
vinieron a mediar en el conflicto como el tipo de “formación ideal y necesaria “ en
el sentido de “ser la única para la formación de técnicos que había dado desde
sus inicios un buen balance “, pero sobre todo había ayudado a cumplir con el
propósito de este tipo de educación ” convertir al hombre en un ciudadano feliz,
útil y próspero “ 50 lo que colocó a la institución a la vanguardia de los de su
índole en el país hasta esos momentos.
El comportamiento de directivas y profesores hacia el alumnado se inscribieron en
valores como: respeto, responsabilidad, dignidad, eficiencia, honradez y decoro
personal. En ese sentido ” la sociedad ha expresado su estimación por ser los
más disciplinados, se ha tenido que llegar a conclusiones drásticas y darnos
cuenta que si tenemos fallas de disciplina, y que algunos profesores tal vez se han
excedido en el trato con los alumnos, pero esa disciplina que se está imponiendo
en el plantel necesitamos tenerla vigente, porque debemos formar el personal y
acostumbrarlo a que esta reglamentación será la que más tarde tendrán en la

48 A.H.P.B. Actas de Visita, 1957, sin folio.
49 A.H.P.B. Actas de Visita, 1957, sin folio.
50 A.H.P.B. Actas de Visita, 1957, sin folio
98
fábrica donde serán tratados con más dureza, es preciso por tanto, elevar el
corazón a Dios y pedirle que nos auxilie, para obrar en sentido paternal ….. “.51
Se instruyó en la técnica tanto como en la academia enseñando al estudiante a
valorar su trabajo asumiendo como normas de vida los principios éticos del buen
ciudadano: justicia, honradez, participación y solidaridad.
Se buscó con ello la formación de valores sustentándoles en el orden y la
disciplina como la base para un buen comportamiento estudiantil, así lo
manifestó un profesor de la institución . ” es importante la conveniencia de
aprovechar toda oportunidad tanto en las clases intelectuales como en los talleres
para hablarles de asuntos relacionados con las buenas maneras …”52
El objeto de calificar la conducta y la disciplina no era otro que el de alcanzar el
mejoramiento de los alumnos para hacer de ellos ” perfectos caballeros”.
En éste ámbito la convivencia estudiantil se desarrolló entonces bajo la estricta
vigilancia de directivas y profesorado, todas las actividades tanto académicas
como culturales y especialmente las que tenían que ver con el internado eran
vigiladas con sumo cuidado y responsabilidad.
De ahí la figura del jefe de internos como se denominaba el coordinador de
disciplina, al cual le correspondió velar tanto por el buen funcionamiento de las
instalaciones como dormitorios, el restaurante y sitios de recreo como del
control de las salidas y entradas de los estudiantes cuando iban a sus casas a
descansar en especial los internos que hacían tres salidas a la semana pero con
regreso a dormir a la institución.

51 A,H.P.B. Actas de Visita, 1945, sin folio
52 A.H.P.B. Libro de Actas de Consejo de Profesores 1946, pág.36
99
Muy diferente fue la vida del internado pues fue allí donde la mayoría de las faltas
se cometieron y se sancionaron lo que se constituyó en el foco de las constantes
quejas no sólo por parte de profesores sino también de estudiantes y empleados.
Las infracciones en los más mínimos detalles caso el comedor fueron
consideradas faltas contra la disciplina, las cuales se registraban detalladamente
para ser tratada en reuniones de Consejo de Profesores e imponer los correctivos.
4.2 Faltas a la disciplina:
En los diversos informes del libro de Actas de los Profesores escritos en la
segunda mitad de la década de los 40 se señala como faltas graves más
frecuentes:
– La pereza o poco interés en el estudio
– La insubordinación ante las directivas y profesores
– Cuestionamiento de profesores y directivas
– La no presentación al internado en horas reglamentarias
– ” Voladas ” en horas de la noche fuera de la institución
– Los retrasos a las clases, taller o al comedor
– Agresiones a los compañeros y profesores
– Presentación a la institución en estado de embriaguez
– El robo de alimentos
– Rechazo a la alimentación
– La mala presentación personal
Las faltas contra la moral eran consideradas las más graves, por lo tanto su
sanción generalmente obedecía más a un ” escarmiento ” que al cambio de un
patrón de conducta, no se aceptaban las excusas así se reconocieran las faltas.
100
Entre las más frecuentes se tenían: La altanería, el irrespeto, el desafío o reclamo
a los superiores, la desobediencia, el robo, la mentira, las malas palabras, la
adulteración y plagio, la escritura sobre los pupitres y paredes, comportamientos
morbosos, el engaño y la homosexualidad.
4.3. Sanciones y Castigos:
Se partió de la idea que debía procederse en forma ” inflexible ” pues debía servir
más de ” escarmiento” que de sanción, prevenir antes que castigar, pues debía
procurarse por todos los medios posibles que las imposiciones disciplinarias se
infringieran, se cumple y se respetan las normas al pie de la letra evitando con
ello la reincidencia de los estudiantes, sobre todo en las faltas contra la moral.
La sanción más frecuente para los alumnos internos consistió en la privación de
una o todas las salidas (3 por semana) del internado lo que se denominó “ tiempo
de arresto “ y una nota de 2 en su conducta, se avisaba a su acudiente y a la
compañía en caso de tener patrocinio de beca notificándole un “preaviso ” por su
mal comportamiento.
Para el caso de los alumnos externos las sanciones más frecuentes
correspondieron a la suspensión en algunos casos definitiva del restaurante
escolar, a la exención de estudios para los alumnos que gozaban de dicho
beneficio, la privación del servicio de transporte por el tiempo que se juzgara
conveniente sanción bastante dura si se considera que el único medio de
transporte a la institución era el bus escolar y la distancia con el centro de Medellín
era de 5 kilómetros.
101
También fue frecuente la suspensión de las pernoctadas, tareas en horas libres o
una sanción que en palabras del el profesor José Tomás Moore, ” siempre daba
muy buenos resultados “, obligar al alumno a permanecer en la institución en el
medio día de los sábados o domingos y cumplir determinado castigo bajo la
inmediata vigilancia de quien lo imponga (aseo de la institución, labores de
jardinería, lectura, trabajos de clase).
Las sanciones a las faltas consideradas como ” no graves ” de disciplina podían
ser efectuadas por los mismos profesores con el respaldo de las directivas de la
institución.
Generalmente las peticiones de los alumnos por la consideración de las sanciones
y castigos no eran aceptadas, pues se trabaja con el concepto que ceder a las
peticiones de los estudiantes ” restaría seriedad y menguaría autoridad ante el
alumno y aún ante el Ministerio de Educación Nacional “.
En dichos términos los castigos no podían ser inferiores a las sanciones, pues se
esperaba que esto fuera ejemplarizante por encima de cualquier reglamentación.
De ahí que la altanería con un profesor, las acusaciones por su moralidad o
cuestionamiento de un superior, fueron actitudes imperdonables que se castigaron
incluso con la expulsión de la institución.
En 1950, el director Eduardo Restrepo Maya, manifestó al Secretario General del
Ministerio de Minas y Petróleo en carta dirigida a su despacho… ” somos un
instituto de cultura técnica que debe garantizar una formación integral, priorizando
la práctica sobre la academia pero sobre todo, la formación de hombres
honrados y trabajadores….. “53, por lo tanto, su filosofía en relación a la función
social del trabajo no constituye un factor de diferenciación con respecto a otro tipo

53 A.H.P.B. Comunicación externa despachada 1950, sin folio
102
de formación y más concretamente con el bachillerato clásico, por el contrario, se
educa como ya se dijo bajo las normas de la moralidad y el buen comportamiento
acorde con los preceptos de la sociedad antioqueña del momento, con énfasis en
su formación técnica para que pueda desempeñarse en el campo productivo o
universitario si es el caso.
4.4 Manifestaciones de la vida en común, costumbres y celebraciones
Con los patrones de conducta estrictos y severos, las prácticas académicas y
culturales de los primeros años fueron de suma importancia, si bien es cierto la
vida en común de directivas, profesores y estudiantes giró alrededor de la
convivencia en el internado, también lo es que fue a través de sus distintas
manifestaciones culturales que se desarrolló la vida institucional y se resolvieron
las contradicciones.
Entre las prácticas académicas y culturales de esos primeros años se tenía ” el
culto a la bandera “, cada semana con la debida presentación de la banda de
guerra se guardaba y celebraban las fiestas patrias pero no se asistía de los
actos patrióticos celebrados en el centro de la ciudad en los que la mayoría de
los colegios participaban.
No se participaba de éstas o otras actividades en el centro de la ciudad
básicamente por dos razones, primero los alumnos de la institución no poseían
uniforme escolar (sólo hasta el año de 1995 se institucionaliza dicha práctica ) y
segundo, la distancia hacia el centro era bastante grande y se constituyó en esos
primeros años en una barrera natural que se interponía entre la institución y el
resto de la comunidad y el desplazamiento de los estudiantes resultaba bastante
costoso.
103
Otra práctica cultural frecuente fue el cine, utilizado con bastante frecuencia
como un medio para evitar los permisos de los estudiantes de desplazarse fuera
del colegio, la presentación de películas algunas veces técnicas otras
recreativas, en los días miércoles y domingos en horas de la tarde se constituyó
en un distractor fuerte para los ratos libres de los estudiantes sobre todo el
domingo pues se invitaba a la comunidad de Robledo (vecinos) para que
acompañaran a los estudiantes.
De igual forma la celebración de los actos religiosos, el día domingo y los
primeros viernes de cada mes por el primer capellán de la institución Jairo Mejía
Gómez y del cual también participa la comunidad de Robledo, los retiros
espirituales en tiempos de cuaresma (Semana Santa) y las oraciones invocando
el santo nombre de Dios al empezar clases y en el comedor.
La participación de los estudiantes en los diferentes torneos deportivos y culturales
programados en la ciudad.
En el descanso y las horas libres se practicaron deportes como fútbol, baloncesto,
atletismo, billar, ping-pong, ajedrez, parqués y damas chinas.
De la práctica de estos deportes se lograron conformar equipos que hicieron parte
muchas veces de selecciones departamentales que figuraron a nivel no sólo
departamental sino nacional, dichas competencias también tuvieron un ámbito
universitario no sólo por la edad de sus alumnos sino por la preparación y los
buenos deportistas que competían entre las universidades que llegaron a disputar
títulos se encontró La Bolivariana, Universidad de Antioquia, Universidad Nacional,
Universidad Medellín, Eafit. Se destacaron los deportes de fútbol, baloncesto y
atletismo.
104
Otra práctica cultural para el esparcimiento de las largas jornadas lo constituyó las
clases de música no sólo en la banda de guerra sino también en las prácticas de
piano un George Steck y Co., traído desde New York y donado para la institución
en el año 1940 y que aún hoy existe .
Desde el año de 1950 se institucionaliza no con el visto bueno del Ministerio ni de
la Inspección General de Educación Técnica sino como una práctica autorizada
por el director los bailes organizados dentro de la institución por los alumnos de
4to. y 5to. año para recoger fondos para las famosas excursiones que tenían un
carácter estrictamente de aprendizaje y no de paseo organizadas según su
director, para visitar las diferentes industrias más importantes del departamento y
del país. Entre los lugares más visitados se detallan: la petrolera de
Barrancabermeja, los talleres de Avianca en Barranquilla, Los astilleros de la
ciudad de Cartagena, La Quinta de San Pedro Alejandrino, La Bahía de Santa
Marta, las industrias textileras de la ciudad de Medellín y las industrias de
alimentos de la ciudad de Cali.
Con los bailes si bien es cierto había una prohibición por parte del Ministerio de
este tipo de actos dentro de los establecimientos educativos oficiales también lo
fue que muchos de estos se realizaron con la complacencia y participación de los
inspectores generales. Las quejas de dicha actividad radicaban en la asistencia
de mujeres poco ” recomendables ” y de actitudes ” relajadas ” con los
estudiantes, por lo que se llegó a exigir que la entrada a particulares fuera con
invitación expresa de los mismos estudiantes así como de recomendaciones
personales en caso que la asistencia se hiciera en pareja.
105
Dicha práctica cultural se realizaba dos veces al año sin ninguna limitación en la
entrada de hombres y mujeres con las ganancias se financiaba además los
mosaicos (fotos de graduación) y la fiesta de despedida.
Se tenía además las fiestas de los estudiantes que generalmente se realizaban en
el mes de octubre y se iniciaban con la tradicional exposición industrial de todos
los trabajos realizados por los alumnos en el centro de la ciudad dicha exposición
se acompañaba con un desfile y se elegía la reina industrial por un año. Se
realizaban igualmente demostraciones del manejo de toda la maquinaria del
instituto a los diferentes visitantes.
Concluían las fiestas con el clásico baile en el gril de las Estrellas del Hotel
Nutibara de los alumnos, familiares, amigos, profesores y comunidad en general.
4.4.1 La vida en el internado
Un día ordinario en el internado comenzaba con la levantada de lunes a domingo
incluyendo los festivos a las 5:30 de la mañana, a las 5:50 se ofrecía a todo el
personal un tinto.
El baño fue una actividad de grupo pues en sus comienzos y hasta bien entrado
los años 55-60 la red de acueducto y alcantarillado apenas si prestaba algunos
servicios pues no se contaba con una buena distribución de éstos, el consumo de
agua potable se realizaba a través del pozo o aljibe construido para abastecer de
agua toda la institución, la caída de agua que se lograba almacenar apenas si
alcanzaba para el baño de los alumnos.
En 1950 los alumnos internos fueron de 162 y dar cobertura de sólo baño para
dicho personal sin acueducto se constituyó en foco de grandes dificultades a ello
106
se sumó el servicio de agua en sanitarios de los 310 alumnos externos, servicios
que durante la mayor parte del tiempo permanecían secos, lo que levantaba malos
olores e infinidad de moscas, constituyéndose en esos años en grandes
problemas de higiene y ni hablar del comedor, que requería grandes cantidades
de agua para el lavado de la loza y el cocimiento de los alimentos así como el
consumo de agua para los empleados internos y profesores.
Un día ordinario en el internado correspondió a:
5:30 de la mañana, levantada
5:50 se tomaba tinto
6:00 estudio dirigido
6:50 oración de todo el estudiantado y profesores
7:00 desayuno
De 7:20 a 7:45 descanso
7:45 a 11:30 de la mañana clases y prácticas en los talleres

Medio día:
12:00 almuerzo
12:30 a 2:00 de la tarde siesta y actividades deportivas
2:00 a 4:45 clases y práctica en los talleres
Tarde
4:45 a 6:00 descanso y actividades deportivas
6:00 comida
107
6:30 a 7:30 de la noche caminada dentro de la institución
7:30 de la noche Santo Rosario, se corría lista y se hacián las observaciones
generales del día para todos los estudiantes.
7:45 a 9:00 de la noche estudio dirigido
9:00 de la noche toque de guarda
9:30 de la noche acostada
Para los días sábados igual que toda la semana con variación al medio día:
1:00 a 6:00 de la tarde salida de alumnos que pernoctan
6:15 de la noche comida para alumnos que se quedaban
6:45 a 8:00 de la noche caminada
8:30 de la noche Santo Rosario, Observaciones generales y corrida de lista
9:00 toque de guarda y acostada
Domingos y festivos:
5:15 de la mañana levantada
6:00 de la mañana oración de la mañana y Santa Misa
8:30 a 12:00 del día salida de los alumnos
12:00 del día almuerzo
1:00 a 6:30 de la noche salida de alumnos
6:30 de la noche comida
7:00 a 8:00 de la noche caminada
108
8:00 de la noche Santo Rosario, observaciones generales y corrida de lista
8:15 de la noche estudio dirigido
9:00 de la noche toque de guarda
9:30 de la noche acostada
Para los alumnos que vivían en la ciudad o en otros barrios retirados de la
institución salían hacia sus casas el día sábado a la 1:00 de la tarde y regresaban
el domingo a las 6:00 de la tarde no si antes presentarse al jefe de internos y
firmar en el diario de control de entradas y salidas.
Para tener acceso a dicho permiso se debía comprobar su domicilio y presentar a
sus padres con el director para autorizar por escrito sus salidas.
Los padres debían además hacer llegar a la institución la ropa, pensiones, útiles
personales y todo aquello que le solicitasen en el internado las visitas a sus hijos
en semana solo se realizaban con autorización del director y los permisos de
salida en semana para los alumnos se concedían en caso de calamidad
doméstica o por enfermedad del alumno.
4.1.2 La alimentación de los estudiantes y demás personal de la institución:
El menú en la alimentación de los estudiantes, profesores y personal
administrativo para los siete días de la semana permaneció constante y a juicio de
los alumnos era regular y poco variado.
El consumo de leche en el desayuno, almuerzo, comida y aún algunas veces en
las meriendas (café con leche) obedeció a la existencia de un establo cerca de la
109
cocina pues se contó en 1950 con ” 9 vacas, 4 terneras, un toro y 2 terneros
pequeños “54 , semovientes que no sólo se utilizaron para el abastecimiento de
leche sino también para la provisión de carne, se contó además con un matadero
que como era de esperarse se tenía en condiciones poco salubres por el mismo
tratamiento de los desperdicios de los animales que llegó a hacer un verdadero
dolor de cabeza por la cantidad de insectos y malos olores.
Los corrales de gallinas, cerdos y la existencia de una pequeña huerta se
convirtieron por mucho tiempo en la despensa de los alimentos de la institución.
De lunes a sábado el menú no ofrecía variaciones sólo en el consumo de la carne
la que se remplazaba por huevo, pescado o chicharrón.
El desayuno los siete días correspondió a café con leche, arepa, mantequilla,
queso y una harina o parva.
El almuerzo se constituyó de sopa, arroz, plátano frito o patacón, papa frita,
carne, arepa, fruta y la infaltable leche con bocadillo.

54 A.H.P.B. Oficios remitidos Pascual Bravo, 1950-1956 sin folio
110
Para todos los días la comida con fríjoles acompañados de arroz, yuca frita,
carne, mazamorra con panela o bocadillo y arepa. La ensalada en la dieta se
consumía principalmente los días domingos.
EPILOGO
Las Carreras Intermedias en el Instituto Técnológico Pascual Bravo
Entre las sucesivas modificaciones de tipo académico y jurídico que ha afrontado
la institución se destaca el decreto 718 de 1966 por el cual se reorganizó la
educación técnica de nivel medio y facultó al Ministerio de Educación para crear
cursos técnicos como culminación y complementación del bachillerato industrial,
con base en ello el director del Instituto Técnico industrial Pascual Bravo de ese
entonces Jaime Villa Mazo, solicitó al Ministerio de Educación Nacional la creación
de cursos técnicos para la institución como una forma de finalizar los estudios
técnicos y darle un carácter más profesional.
El mencionado decreto en su artículo séptimo estableció en los institutos técnicos
industriales y en la Escuela Normal Superior Industrial carreras intermedias, de
acuerdo con las necesidades del desarrollo del país. Los planes de estudios así
como los títulos correspondientes a estas carreras, serían expedidos y
reglamentados por el Ministerio de Educación Nacional.
111
Para el ingreso a las carreras técnicas intermedias el aspirante debía tener el título
de bachiller técnico industrial. Además de la enseñanza regular sugerida por el
decreto, facultó al Ministerio para establecer en los institutos técnicos secciones
tales como:
• De formación técnica exclusivamente
• De formación técnica con base en el bachillerato
• Cursos acelerados
• Enseñanza nocturna
• Programas cooperativos con la industria en los que se alternan períodos de
instrucción teórica en los institutos, con períodos de formación prácticas en las
empresas sin sujeción al calendario escolar ordinario.
Con base en el decreto la idea del rector Villa Mazo, fue la de crear una
universidad que funcionara conjuntamente con el instituto en las instalaciones que
este ocupaba. La Sección de Enseñanza Técnica del Ministerio de Educación
Nacional autorizó entonces según oficio 4642 del 26 de enero de 1966 la
apertura en el Instituto de las carreras intermedias en las especializaciones de
Electrónica e Ingeniería industrial 55

55 A.H.P.B. Comunicación interna recibida, 1966, sin folio
112
Se inició labores en la especialidad de Electrónica en marzo de 1966 con una
duración aprobada hasta por ocho semestres, la especialidad de Ingeniería
industrial se inicio en febrero de 1967 con una duración hasta de ocho semestres.
Cabe resaltar la cooperación en estos inicios de la Universidad Nacional en
cabeza del decano de la Facultad de Minas Peter Santamaría, quien ayudó en la
conformación de los planes de estudios, calendario escolar, títulos y la
cooperación académica entre las dos instituciones a fin de diferencias el tipo de
formación de las dos instituciones.
Así el plan de estudios para las carreras intermedias sería muy semejante al
calendario escolar universitario de la Facultad Nacional de Minas que estructuró
en ese entonces 16 semanas de estudio para cada semestre con un trabajo
distribuido en la semana de cuatro horas diarias de lunes a viernes en un total de
20 horas semanales de cuarenta minutos cada una.
Para no interferir con las labores del bachillerato técnico dichos estudios se
efectuaron en las horas de la noche de 6:00 a 10:00 y dirigió los programas el
director de la sección de bachillerato (el mismo para las dos instituciones) , vale la
pena recordar aquí que el bachillerato nocturno que se inició en 1950 y llegó
hasta el año de 1974.
113
En el año de 1969 el Ministerio de Educación Nacional negó la aprobación de
universidad y en cambio expidió la resolución 1500 del 28 de mayo por la cual se
crearon los carreras intermedias adscritas al bachillerato y en adelante sus
programas se llamarían Tecnologías, comenzando a funcionar como tal en el
primer semestre de 1970 llevando el nombre de Tecnología Electrónica y
Tecnología Industrial.